Lo primero de todo es recuperar bien el talón de aquiles. Por lo tanto, no competiré en Challenge Sardinia el próximo fin de semana“. Con estas palabras despedía Sebastian Kienle esta mañana su primera publicación en Instagram desde que, el domingo pasado, reconociese que “tenía la sensación de haber defraudado a mucha gente“.

El teutón, Campeón del Mundo en 2014, lo ha pasado realmente mal esta semana, a tenor de lo que ha contado. “Los días posteriores apenas podía dormirha reconocido, con algo de sentimiento de culpa. Afortunadamente ya comienza a ver la luz al final del túnel y enfocar el futuro más que el pasado.

Un futuro que no pasará por competir, tal como ha confirmado, en Challenge Sardinia este fin de semana. Esto supone automáticamente que Pablo Dapena liderará, junto a Kienle, el ranking de Challenge Family. Ambos han alcanzado el final de la temporada con 1.550 puntos, y se repartirán la bolsa de premios del primer y segundo clasificado, 50.000 euros.

Dapena se convierte así en el primer español en lograr este título, y cierra la temporada alcanzando el objetivo que se marcó al principio, una vez comenzó a cosechar triunfos. Y es que su año ha sido de once. Comenzó ganando en Challenge Mogan Gran Canaria -por delante nada más y nada menos que de Patrick Lange, flamante Campeón del Mundo de Ironmna- y Challenge Lisboa.

Además del Campeonato del Mundo de LD, logrado en Fyn, y el Challenge Mallorca de este fin de semana, se ha hecho con otros cuatro segundos puestos: Challenge Salou -por detrás de Cameron Wurf, y teniendo que hacer parada técnica durante la carrera a pie-, Challenge Roma, Challenge Praga y Challenge Madrid -que le servía para también confirmarse como subcampeón de Europa de LD. Sin duda alguna, un año que no olvidará. Y con los 25.000 euros de premio, menos aún.

Y nosotros que nos alegramos por él.