El tobillo sigue sin estar recuperado al cien por cien, y los giros se vuelve auténticos desafíos”, escribía el pasado jueves Pablo Dapena antes de viajar a la capital de la República Checa para competir hoy en Challenge Praga.  “Solo queda descansar para recuperar lo máximo posible”.

No las tenía todas consigo Pablo, y todo indica que sus sensaciones se han hecho realidad. El discípulo de Carlos Prieto ha finalizado tercero la prueba, por detrás de Florian Argent, que ha terminado primero, y Pieter Hemmerick, segundo en meta.

Argent, compañero de club de Patrick Lange, ha basado su triunfo en el segmento ciclista, en el que ha logrado algo más de cuatro minutos de ventaja al alcanzar la T2 sobre sus perseguidores. Pablo, por su parte, pese a los dolores del tobillo, ha sido capaz de recuperar tiempo al comenzar a correr. No en vano en el kilómetros sesenta del segmento ciclista ocupaba la novena posición, a más de tres minutos de cabeza.

Este es el quinto podio que consigue esta temporada, tras los segundos puestos conseguidos en Challenge Salou, el Campeonato del Mundo de Larga Distancia y IRONMAN 70.3 Suiza, y el tercer puesto de IRONMAN 70.3 Elsinore,Campeonato de Europa de la distancia.

Ahora, rumbo al mundial

Una vez completado Challenge Praga, donde en la pasada edición terminó segundo por detrás de Javier Gómez Noya, el objetivo de Pablo pasa a ser el Campeonato del Mundo de IRONMAN 70.3, a disputar el próximo 7 de septiembre en la localidad francesa de Niza.

En ausencia de Jan Frodeno, que renunció hace unos días a su participación, los grandes rivales a los que se enfrente el gallego serán Patrick Lange, que este año tiene en mente pelear por el doblete, Alistair Brownlee, segundo en la edición de 2018, y su amigo y compañero Javier Gómez Noya.

Junto a ellos, nombres que perfectamente están capacitados para dar la sorpresa como Fernando Alarza, Vicente Hernández, Ben Kanute o Kristian Blummenfelt también querrán ponerle las cosas difíciles a Dapena.