Los comienzos de temporada de Patrick Lange no solían ser buenos. Centrado en trabajar la fuerza, llegada la competición era tradicional verle doblar la rodilla ante rivales aparentemente más débiles que él. Tanto el año pasado como el anterior, de hecho, tuvimos que esperar hasta septiembre para ver la primera victoria del año.

Pero en este 2019, en el que buscará el doblete, todo apunta a que la realidad va a caminar por otros derroteros: esta madrugada el alemán se ha coronado Campeón de Asia de IRONMAN 70.3 en la prueba disputada en Vietnam. Con este triunfo logra el pase directo para el Campeonato del Mundo de la distancia, que tendrá lugar el próximo 8 de septiembre en la localidad francesa de Niza.

La carrera de hoy no ha sido sencilla. El neozelandés Dylan McNeice ha salido primero del agua, con un parcial de 21’45», seguido de un nutrido grupo del que formaban parte Alex Polizzi, Mauricio Méndez, Terenzo Bozzone, Tim Don y el propio Lange. A partir de ahí, la bicicleta ha transcurrido en bloque, con pequeños ataques y llegada de nuevos triatletas con opciones reales de victoria: Tim Reed, que venía de hacer segundo el fin de semana pasado en IRONMAN Australia, se puso en cabeza, seguido de hasta quince compañeros, entre los que se encontraba un incombustible Craig Alexander. El neozelandés, a sus 45 años, buscaba su segundo triunfo en siete días, tras hacerse con la victoria el anterior domingo en Ironman 70.3 Busselton.

A la T2 se llegaba con Tim Reed con una ventaja de 2’23» sobre un nutrido grupo en el que, entre otros, se encontraban los grandes favoritos: Lange, Tim Don y Luke McKenzie.

La carrera a pie, un recital de Lange

«El problema de Patrick es que no es lo suficientemente rapido en distancias cortas» había llegado a decir Faris Al-Sultan, entrenador del vigente Campeón del Mundo de IRONMAN, a principio de temporada. Su discípulo, enfocado en la larga distancia, no estaba preparado para la intensidad que exige la media, de ahí que este año el trabajo durante la primera parte de la temporada fuese orientado a mejorar los ritmos. Y parece que el entrenamiento está teniendo efecto, porque Lange ha sido capaz de correr a 3’09», lo que a la postre le ha valido para recuperar la distancia perdida con Reed y ponerse en cabeza llegados al kilómetro trece. Ha sido capaz de completar el último de los segmentos en 1:15:55.

En meta ha entrado con un tiempo final de 3:49:09, récord de la prueba, y con una ventaja de hasta 1’48» con respecto a Tim Van Berkel, segundo clasificado. Tim Reed se ha tenido que conformar con la tercera posición, a 3’05» de Lange.

«2019, puedes continuar así«, ha escrito en sus redes sociales al poco de acabar la prueba. «Esta va por ti, Stefan«, ha concluido el alemán, que hace unas semanas vio como un accidente de tráfico se llevó a su amigo Stefan Keul, cabeza visible de Canyon. Muy afectado, Lange había publicado el día que se supo la noticia un enigmático mensaje en Instagram que ahora se sabe que iba dedicado para el que fuera Pro Sport Manager de la marca alemana.

Tim Don, muy contento

Por su parte, el británico Tim Don volvía a un IRONMAN 70.3 tras once meses desde su última participación, cuando en su vuelta a la actividad logró vencer en IRONMAN 70.3 Costa Rica.

El de Zone3, ha logrado cruzar la meta esta madrugada en sexta posición, recuperando esas sensaciones que hace unos días, en la rueda de prensa previa a su triunfo en Half Infinitri Peñíscola, comentaba que le faltaban. «Muy feliz«, ha escrito esta madrugrada en Instagram. «Hice lo que pude en unas condiciones muy calurosas, disfruté muchísimo, especialmente en la carrera a pie«.

Holly Lawrence, victoria en féminas

En la prueba femenina el triunfo ha sido, como era de esperar, para una Holly Lawrence que no se ha bajado del podio en ninguna carrera de este 2019. Con el triunfo de hoy acumula ya tres, tras los conseguidos en Dubai y St. George. Solo Daniela Ryf, en IRONMAN 70.3 Ocenside, ha sido capaz de superar a la británica.

Con un tiempo final de 4:04:41, ha superado en más de cuatro minutos a Sarah Crowley y más de seis a la checa Radka Kahlefeldt, que ha ocupado el último cajón del podio.