En Planeta Triatlón ya hemos hablado en más de una ocasión de Training Peaks, y de porqué nos parece la aplicación para el seguimiento del entrenamiento más completa. Hoy nos centraremos en una de sus últimas funciones, la de calificación del esfuerzo percibido, a la que, nada más salir, también dedicamos un pequeño artículo.

Esta nueva funcionalidad permite suministrar información sobre “cómo llegaste a sentirte” y “qué tanto pudiste trabajar” durante tu sesión de entrenamiento. Esta es una característica que ha logrado hacer una diferencia muy positiva para muchos usuarios de la aplicación, ya que les brinda una manera sencilla de poder hacer un registro de cómo va su entrenamiento, a la vez que le permite a su entrenador poder evaluar cómo están enfrentando sus entrenamientos prescritos.

¿Qué es la carga de entrenamiento interno?

La carga de entrenamiento está clasificada en interna o externa, siendo la carga de entrenamiento interno (ITL) la que mide el estrés fisiológico y psicológico relativo que soporta un atleta durante su sesión de entrenamiento; mientras que la carga de entrenamiento externo (ETL) es la que se refiere a la cantidad de trabajo total que un atleta completa en su sesión de entrenamiento.

Un ejemplo bastante práctico de ETL es el sistema Training Stress Score (TSS) que utiliza TrainingPeaks. Ahora, el problema existente es que la ETL es ciertamente simple de medir (la distancia total cubierta, por ejemplo), mientras que la ITL puede llegar a ser más difícil de cuantificar, teniendo ambas mucha importancia cuando se busca mejorar la condición física y prevenir resultados negativos de entrenamientos.

Para medir la ITL necesitamos saber la frecuencia cardíaca, lo cual conlleva llevar pulsómetro. Sin embargo, la Clasificación de la sesión de esfuerzo percibido (sRPE), se ha validado como una medida efectiva para conocer la evolución del entrenamiento.

training peaks percepción

La percepción del esfuerzo (PE)

Esta corresponde a la valoración subjetiva que en parte es causada por los cambios metabólicos producidos durante el ejercicio, constituyendo la misma una configuración de sensaciones que vincula de forma integrada además de la disnea, el estrés, la fatiga muscular, cardiovascular y respiratoria durante el ejercicio.

Para el entrenador cada dato como la distancia, velocidad o frecuencia cardíaca, entre otros, es de suma importancia. La información que estos valores aportan, analizados desde su contexto y sobre todo, sabiendo las características y necesidades del atleta, pueden ayudar a mejorar las condiciones de entrenamiento.

Si a esta información le añadimos una valoración infalible, personal y subjetiva -la percepción subjetiva de esfuerzo-, estaremos integrando aspectos fisiológicos y subjetivos a la ecuación de la situación real del entrenamiento. Sin despreciar los valores objetivos, a partir de ahora se valorarán factores como las horas de sueño, el estrés laboral, el cansancio por una alimentación deficiente… Y sin necesidad de tener que parametrizar cada uno de ellos: la percepción de esfuerzo valorará todos en un cojunto.

Aun cuando este es un parámetro meramente subjetivo, se debe tener en cuenta que hoy día es el único que engloba todos los factores internos y externos que percibe el atleta.

Cómo calcular la calificación de sesión de esfuerzo percibido (sRPE)

La fórmula utilizada por Training Peaks es sencilla: Ejercicio percibido x Duración de la sesión =sRPE

La escala de esfuerzo TrainingPeaks traduce de forma muy fácil la percepción de esfuerzo de un atleta en una puntuación numérica. Debes tener en cuenta que, para sacarle el mayor partido posible, debe rellenarse en la media hora posterior a completar el entrenamiento, cuando tenemos fresca en nuestra cabeza la percepción de cuánto nos ha costado completar la sesión.

¿Por qué usar la calificación de sesión del esfuerzo percibido para medir la carga interna de entrenamiento?

El objetivo principal de usar el sRPE es suministrar al deportista una visión general de cómo va cambiando su carga de entrenamiento a lo largo del tiempo, en especial si no tiene cómo medir el ritmo cardíaco y las herramientas eléctricas que se pueden requerir para poder calcular su exacto TSS.

Si un atleta se encuentra rastreando tanto la ITL como la ETL, sus gráficas deberán ser similares. Cuando divergen, estamos ante una señal de que algo no va como debería: Por ejemplo, si un triatleta tiene la percepción continuada en el tiempo de que está trabajando a bastante intensidad (con un sRPE alto), pero el TSS es bajo, es un indicativo de que está sobreentrenando, o cayendo enfermo.

De esta manera, cuando se utiliza esta medida de ITL de forma regular con ETL, tanto el atleta como el entrenador pueden hacer la evaluación del proceso, planificar reducciones y hasta ayudar a prevenir lesiones.