Hace un año y medio, os presentábamos la historia de Javier Herrero Tiñana y le dejábamos en San Juan, en el Ironman 70.3 de Puerto Rico, a las puertas de luchar por su sueño: conseguir el codiciado slot para el Campeonato del Mundo Ironman 70.3

Javier llegaba a esa prueba con muchos kilómetros de entrenamiento planificado por su entrenador Alejandro Santamaría (Trientrenos) y con la moral muy alta. El nº 1 del ranking de Ironman conseguido en la temporada pasada, no sólo lucía en su bicicleta, también en su “cabeza”, extremo básico para el triatlón de media y larga distancia. Como dijo Sebastian Kienle al proclamarse Campeón del Mundo de Ironman en Hawaii en el año 2015: “Tu cuerpo te llevará a la meta, pero sólo tu cabeza te hará cruzarla”.

La competición no fue como esperaba, máxime cuando se había trabajado muy duro en la pretemporada. Una mala digestión el día antes de la prueba hizo que Javier no pudiera alimentarse durante todo el día previo a la competición y su desayuno fue un escaso batido de hidratos de carbono que su cuerpo apenas pudo asimilar.

javier1

Extremo este que desde el km 5 de carrera fue un lastre para su objetivo, convirtiéndose la prueba en una lucha interna entre su cuerpo y su mente, la retirada no era una opción y el sufrimiento fue máximo, consiguiendo finalizar el 39º de 282 triatletas en su Grupo de Edad. Pero, lo más importante para él fue poder terminar la carrera en esas condiciones, le supo a victoria y esa carrera le hizo aún más fuerte.

La siguiente competición era en dos meses, el Ironman 70.3 de Mallorca, si bien un grave accidente entrenando en bici un mes antes de la prueba, casi le cuesta algo más que la temporada. Pese a ello, consiguió tomar la línea de salida y aunque no lo hizo en las mejores condiciones, consiguió finalizar el 70º de 560 competidores.

Entre las competiciones del circuito IRONMAN, el 18º puesto en el Triaroc de MD y un gran 6º puesto en el Campeonato de Madrid de MD en el exigente recorrido del Ecotrimad, le hicieron comprobar que la pretemporada realmente había sido buena y que la situación vivida en Puerto Rico y en Mallorca no se correspondía con la realidad. Lo que no te mata, te hace entrenar aún más duro para la siguiente prueba, el Ironman 70.3 de Budapest, en el que consiguió finalizar 17º puesto sobre 258 participantes, si bien, aunque se quedó cerca, no consiguió el slot.

javier2

Pero esa carrera casi perfecta, no fue suficiente tampoco para conseguir el objetivo. Siguiente oportunidad: Lanzarote, a buscar el ansiado Slot en una de las pruebas más duras del circuito por su orografía y su climatología.

Tras una carrera muy sufrida, consiguió finalizar 6º el Ironman 70.3 de Lanzarote, parando el crono en 5h16´; nunca había estado tan cerca de conseguirlo, a tan solo tres puestos del objetivo y a menos de ocho minutos del codiciado pódium que le llevaría directamente al Campeonato del Mundo. Acudió a la asignación de slots tras la prueba, con la esperanza que el “roll down” le acercará a cumplir su sueño, pero el tercer slot tras la renuncia del segundo clasificado, llegó sólo hasta el cuarto puesto y ese sueño se vino abajo.

La Temporada del 2016 se planificó de manera distinta a las anteriores con su entrenador, Trientrenos. En los meses de invierno mucho trabajo de técnica en el agua, sesiones de calidad principalmente en rodillo con alguna salida corta de ciclismo y un trabajo de base progresivo en carrera. Todo ello para a partir de marzo comenzar a meter kilómetros con el objetivo de buscar el pico de forma durante un mes, entre agosto y septiembre. Este año Javier competiría menos y se centraría en jugarse sus opciones a dos cartas, en dos pruebas en las que la dureza y la exigencia son máximas, el Campeonato de Europa de Ironman 70.3 en Wiesbaden y el Ironman 70.3 de Lanzarote.

Como pruebas preparatorias compitió en el Ecotrimad de MD y un mes después acudía al Campeonato de España de Triatlón de MD que se celebraba en Valencia, finalizando el 23º de 170 competidores con un tiempo de 4h32´. Tras dos meses más de entrenamiento, llegaba la primera cita en Alemania, el Cto. de Europa de Ironman 70.3 en Wiesbaden. Era la primera prueba del circuito clasificatoria para el Campeonato del Mundo de 2017 a celebrar en Chattanooga (TN, EEUU), pero finalizó el 29º de 202 participantes y no pudo conseguir el billete para acudir al mismo.

javier4

Nuevamente sería en Lanzarote donde se jugaría este año su billete al Cto. del Mundo y tras la experiencia del año pasado, Javier tenía allí una cuenta pendiente. Finalmente consiguió acabar 9º el Ironman 70.3 de Lanzarote, con un tiempo de 5h11´; había conseguido bajar 5´ su mejor tiempo en la prueba y lo rebajó en el sector de carrera, evidenciando su mejora y trabajo de todo el año; pero no había conseguido quedar entre los tres primeros, aunque ese top10 le debería dar alguna oportunidad para conseguir el slot en el «roll down».

Acudió a la entrega de slots con el recuerdo del año pasado, había quedado 6º y el slot terminó en el 4º, por lo que no albergaba muchas esperanzas. Si bien y tras la renuncia de seis participantes, el speaker del Club LA Santa pronunciaba su nombre para que aceptara el slot que haría cumplir su sueño, como así fue. Objetivo cumplido, que vaticinó su entrenador Alejandro Santamaría un año antes, siendo uno de los artífices de la consecución del mismo.

Cuatro años después, tras un largo recorrido que le llevo por cuatro continentes, ocho países y veinte pruebas del circuito Ironman, con una media anual de 12.000 km de bici, 2.500 km de carrera, 600 km de natación y muchas horas de gimnasio, al final el slot estaba más cerca de lo esperado, estaba al lado de casa….

javier6

Lanzarote le devolvía a Javier un año después, el premio que debió recoger en el 2015, pero el destino y el esfuerzo de esos cuatro años de trabajo y pelea por conseguir ese sueño, quiso que fuera de esta manera, por lo que ya sólo queda disfrutarlo, próxima parada: Campeonato del Mundo de Ironman 70.3. Nos vemos allí, Javier.

javier3