Peter Sagan ha conseguido lo que nadie antes había logrado: hacerse con el tercer título de Campeón del Mundo de ciclismo en ruta. En un carrera preciosa, en la que la televisión noruega nos ha dejado sin los últimos seis kilómetros, en la que apenas se le había visto en toda la carrera, el eslovaco ha vuelto a darlo todo en el sprint final imponiéndose al local Kristoff y al australiano Matthews. Ha sido necesaria la foto finish para dilucidar quién se había llevado la victoria.

Entra así en el exclusivo club de los ciclistas que han ganado tres campeonatos, además uno en cada continente (América, Asia y Europa), y pone el broche de oro a una temporada que a priori no estaba siendo lo esperado, pero que ya solo recordaremos por este hito que le pone entre los mejores ciclistas de la historia. Y con el acicate de que aún le quedan muchísimos años por delante.

«A cinco kilómetros pensaba que se había acabado todo», decía el jefe de filas de Bora al llegar a meta, cuando un durísimo ataque de Juliean Alaphilippe parecía que llegaba a buen puerto. Gaviria respondió y finalmente llegaron todos juntos. «Estoy muy contento, quiero dar las gracias a mis compañeros y de otros corredores». Detallazo a la hora de decicar la victoria: «Se lo dedico a Michelle Scarponi«. «Un maravilloso final de temporada».