Peter Sagan se está quedando en varias ocasiones al borde de la victoria esta temporada. En la Tirreno Adriático ha sido hasta en tres etapas en las que ha visto como se ha quedado a las puertas del triunfo. Sin embargo, en la etapa de ayer, lo que más sobresalió no fue el triunfo de Marcel Kittel, si no la enésima lección de destreza sobre la bici del actual Campeón del Mundo de ciclismo en ruta.

A siete kilómetros de meta estaba de pie en el suelo“, comentó ayer cuando le preguntaron por la caída de Fernando Gaviria y que supondrá que el colombiano se pierda la Milan San Remo, el Tour de Flandes y la Paris Roubaix. “Había vuelto al pelotón, pero la rueda golpeaba con el cuadro. Era imposible pedalear, así que cuando traté de cambiar las ruedas con Bodnar, llegó el coche de equipo y cambié de bicicleta“, dice Sagan.

Intenté volver al grupo, pero era casi imposible. Había muchos coches y varios grupos. Al final lo conseguí, pero estaba completamente vacío“, añade. “Traté de recuperarme y hasta conseguí quedar en segundo lugar con una difrencia muy pequeña“.

Pese a ser el tercer segundo puesto de la Tirreno Adriático, Sagan tiene claro cómo han de ir todo: “A veces puedo hacer cosas, a veces no”. “Cuando los aficionados lo valoran, me gusta hacerlo por ellos. No me importan las victorias, el espectáculo es lo más importante“.

En la etapa de hoy, una lucha contra el crono de diez kilómetros, poco podrá hacer, pero sin duda su cabeza estará ya en la Milan San Remo del sábado.