Yo soy de las que piensa que para ser malo, primero hay que ser inteligente. De lo contrario, además de ser mala persona, serás tonto. Y esto es lo que le ha pasado a la protagonista de nuestra siguiente historia. Más bien parece el argumento de un capítulo de CSI, pero muchas veces la realidad supera a la ficción.

Una corredora ha intentado pegárnosla a todos nuevamente haciendo trampas en una media maratón disputada el pasado 19 de febrero en Fort Lauderdale, Florida. Esto ya sabéis para los que estáis metidos en el mundillo running que es un clásico. El que coge el metro o el autobús y aparece fresco como una lechuga en el km 40 de un maratón para hacerse la foto de entrada en meta, el que aparece y desaparece como el Guadiana en una carrera, etc. Hombre, cuando no dejas de ser un globero, además de engañarte a ti mismo, no sé a quién más quieres engañar. Pero cuando ya pretendes ganar carreras, la cosa se nos va de las manos y hay que poner orden.

El error de Jane Seo

Llevar un Garmin y subir tan ricamente los datos de la carrera para que todo el mundo pudiera ver cómo había ido recortando esquinas una tras otra mientras el resto de corredores completaban el medio maratón como unos campeones. La corredora, Jane Seo, terminó reconociendo su engaño en un post ahora mismo borrado de Instagram.

instagram

El encargado de sacar a la luz el engaño de esta corredora fue Derek Murphy, un investigador independiente que argumentó a través de una entrada en su blog el fraude de esta mujer. El artículo en cuestión proporciona un análisis detallado y elaborado de los tiempos de paso de Seo registrados en su Garmin 235.

En los días siguientes a la prueba, Seo introdujo manualmente los datos relativos al medio maratón disputado en Fort Lauderdale. Como podía verse a simple vista, la entrada se hizo sin ningún tipo de datos GPS, lo que demostraba que la información se había metido a capón, hablando en plata. Después de algún que otro comentario, la sospechosa publicó en Strava un nuevo registro de actividad donde demostraba que había cubierto la distancia completa. Fue entonces cuando Murphy empezó a sospechar de que algo estaba pasando realmente y se puso a investigar.

strava

La investigación

Mientras que esta segunda entrada coincidía casi por completo con su tiempo de llegada oficial, Murphy se dio cuenta de que no coincidía con la hora de la prueba. El registro se había completado horas después de que la carrera hubiese terminado.

Así que, ni corto ni perezoso, el investigador del supuesto fraude se puso a comparar las estadísticas anteriores de carreras de Seo. Como ya sospechaba Murphy, los datos de cadencia eran más típicos de una actividad como el ciclismo que de carrera.

Y fue entonces cuando este astuto investigador se dio cuenta de que se podían ver los datos de Seo en en el propio Garmin 235 que llevaba el día de marras, gracias a las fotos publicadas por la infractora después de la carrera. Después del análisis visual de la pantalla del reloj, se confirmaba que Seo recortó entre 1 y 1,5 millas (1 milla = 1,60934 kms) para hacerse con el segundo puesto.

Foto: thenextweb.com

Foto: thenextweb.com

Y con un par de narices, allí que se fue Seo a recoger en el podium su trofeo de segunda clasificada. Incluso se acercó a los oficiales de la prueba proactivamente para confirmar el tiempo que había hecho, aunque nadie hubiera dudado en aquel momento, cosa realmente extraña.

Si quieres ver los detalles de la investigación al completo no tienes más que leer todos los documentos aquí. Como dije al principio, para ser malo primero hay que ser inteligente.

Foto: thenextweb.com

Jane Seo

Fuente: thenextweb