No está siendo el mejor Tour para el británico Chris Froome. Hoy, después de ver casi truncadas sus esperanzas de conseguir lo que sería su quinto título de Tour de Francia en la etapa 17 de la ronda gala, el ciclista del Team Sky terminó en el suelo. Un oficial de policía francés le tiró de la bici tras confundirle con un espectador.

Sin espacio para aparcar los autobuses del equipo en la cima de la meta del Col du Portet, los corredores tuvieron que dar la vuelta al llegar y descender de nuevo por el camino que habían subido para llegar a los autobuses situados en mitad del ascenso.

Después de contestar algunas entrevistas en la llegada ante los medios de comunicación, Froome se puso un chubasquero gris encima de la equipación blanca del Team Sky y comenzó el descenso acompañado por su guardaespaldas.

Cuando algunos corredores todavía estaban subiendo hacia la meta, un oficial de policía confundió a Froome con un fan cuando éste bajaba en su bicicleta. El oficial le pidió a Froome que se detuviera, lo que provocó que él y su guardaespaldas se estrellaran.

Las fotos y los vídeos publicados en las redes sociales muestran a un Froome encarándose y discutiendo con el oficial de policía, quien no parece estar completamente arrepentido por su actuación.

Afortunadamente, Froome no ha sufrido ninguna lesión, y esperemos que  mañana jueves tenga un día más fácil, cuando el pelotón salga de la montaña hacia una etapa más plna con 171 km de Trie-sur-Baïse a Pau. Para el corredor británico la etapa con final en Col du Portet no ha podido tener peor final, ya que ha perdido también su segundo puesto en la  general a manos del holandés Tom Dumoulin.