Los que practicamos deporte, rara vez conseguimos aguantar varios meses sin molestias o lesiones leves y en demasiados casos no son tan leves creándonos lesiones crónicas o dolencias que nos hacen apartarnos de la actividad física por largos períodos de tiempo.

RelacionadoCómo prevenir lesiones en los isquiotibiales

Revisando artículos sobre lesiones deportivas y sobre que articulaciones se lesionan más en los deportes que habitualmente practicamos, he encontrado esta tabla que me gustaría compartir con vosotros.

tabla-lesiones-por-deporte

En ella podemos ver el porcentaje de lesiones según el deporte y además, marcados en amarillo, aquellos porcentajes en los que el porcentaje es mayor del 20%. Así, analizando por deporte, los que más nos pueden interesar, tenemos que :

  • Triatlón: La articulación que más se lesiona es sin duda la rodilla con un 22,5% . Es una articulación que debe trabajar tanto en los sectores de carrera a pie como en la bicicleta.
    • Carrera a pie: Muchas de las lesiones se dan por correr mal, con un déficit de técnica de carrera, lo que hace que los apoyos del pie en el terreno no sean del todo buenos y nos creen dichas lesiones en las rodillas. A nivel biomecánico es importante saber cómo debe apoyar el pie, como debe ser la fase de suspensión, y como debe ser la postura del cuerpo en cada zancada para poder evitar posibles lesiones.
    • Ciclismo: Las rodillas suelen sufrir por una mala posición en la bicicleta. Las lesiones más comunes son debido a acortamientos tanto del psoas como de isquios que te hacen rotar la cadera y hacer que tu apoyo en el sillín cree descompensaciones musculares que afecten a tu pedalada. Ni que decir tiene que la altura del sillín o la colocación de las calas debe ser importante tenerlas en su sitio.

Relacionado: Por qué no debes correr de talón

  • Maratón: Aquí la reina de las lesiones es la rodilla con un 31,7% aunque seguida muy de cerca por las lesiones del pie con un 27,5%. Al final creo que no son lesiones aisladas sino que van de la mano ya que no afectan a músculos en concreto sino más bien a cadenas musculares. Lo que empieza con una lesión en el pie, en el caso de no tratarse bien, acabará posiblemente  en una lesión de la rodilla y de ahí hacia arriba a la cadera.

RelacionadoCómo debe ser el contacto con el suelo

  • Ultramaratón: aquí más dela mitad de las lesiones se dividen entre el tobillo con un 30,9% y la rodilla con un 28,9%. Son pruebas que agotan a nivel muscular y articular y no dejan de ser agresiones muy fuertes para nuestro organismo en otros muchos niveles (hígado, riñones…).

Aunque pueda parecer que la lesión es en una articulación o en otra de manera separada, no hay que verlo así.  Cada articulación y cada músculo no funciona por sí solo sino que siempre irá asociado a una cadena muscular.

RelacionadoTipos de lesiones deportivas

Así, lesiones por ejemplo del pie o tobillo como pueden ser el famoso “corredor pronador” puede que no tengan que ser exclusivos del pie o tobillo. En muchos casos estas lesiones vienen de una falta de musculatura y control de la zona de la pelvis o de un déficit en la musculatura del core.

RelacionadoTécnica de carrera: entrenamiento frente al cansancio

Así que ante todo os animo a que trabajéis la prevención en vuestros entrenamientos y a que os rodeéis de profesionales que os puedan ayudar a superar las lesiones una vez la hayas sufrido. En mi trabajo de entrenador y como readaptador veo muchas lesiones que han imposibilitado al deportista hacer deporte durante meses o años que se podrían haber mejorado con trabajo de fuerza, con trabajos de técnica, y con un control motor adaptado a su lesión.

Tabla: Fong D,TP., et al.(2007)

Relacionados:

Tipos de lesiones deportivas

La postura: Cómo mejorar tu técnica de carrera

Técnica de carrera con Vídeo