Hoy a las dos de la tarde salimos para los Pirineos. Mañana, a las ocho y media de la mañana, vuelvo (por fin, tú!) a competir: el Altriman HD 2014. Ha pasado un mes y diez días desde el accidente y las ganas que tengo de embutirme en el mono del club, nadar, pedalear, correr, sudar, quejarme y sufrir en cada cuesta, son cojonudas.

Y he de reconocer que, pese a las ganas, lo de mañana me infunde bastante respeto. Compré el dorsal en cuanto Miquel mandó la información, todo ilusionado, acumulando otro dorsal más de media distancia, ahí, to’loco. Ahora, visto con perspectiva y cierta objetividad, un half con 1.900 metros de desnivel en el tramo de bicicleta, y 400 en el tramo de carrera a pie, es para meditarlo un par de veces.

Pero asumámoslo, no me va meditar estas cosas.

En fin. El lunes le mandé un mail de coña a Joaquín analizando el posible tiempo que podíamos hacer, basándome en los percentiles en los que habíamos acabado las últimas competiciones, y comparando con el tiempo del mismo percentil en la edición del año pasado:

Tú y yo acabamos juntos en Sitges, es el único que tengo como referencia.
Pues bien, he calculado el percentil en el que acabamos, y terminamos entre el 49% primero.
En Cunit acabaste en el percentil 55% (yo no he hecho más triatlones desde entonces)
En Banyoles acabaste en el percentil 59%.
Dado que Banyoles era el doble de distancia, he ponderado los tres triatlones y sale un percentil 56%
He extrapolado ésto a los resultados del Altriman del año pasado, y eso supone que vamos a rondar las 6h46′
Imágenes integradas 1
Pilla bocadillo, que se nos va a hacer largo!!!! 🙂
Así que a poco que acierte en el pronóstico, me voy a tirar casi siete horas compitiendo. Un muy buen test de cara a octubre, pero para tomárselo con la calma y el respeto suficiente.

Hoy me ha llamado Txema para ver qué tal me veía, y el resumen viene a ser que, tomando en términos generales, veo que voy bien:

En natación he acumulado bastante en las últimas semanas. Mirando los últimos entrenamientos, voy mejorando poco a poco. Queda mucho que aprender de técnica, pero vamos por el buen camino. Esta semana he llegado a hacer algún 100 en 1’30”, algo imposible hace unos meses. Como todo, es trabajo, trabajo y trabajo, aparte de paciencia.

En la bicicleta voy un poco con la mosca detrás de la oreja. Sigue sin llegar la Cerveló y voy con bici prestada, así que a la aventura. Como comentaba, son 1.900 metros de desnivel. Intentaré no subir de 140 pulsaciones e ir haciendo, forzando lo justo y necesario. Son tres puertos, uno de ellos largo:

Altriman HD 2014

Y en carrera pues el 80% de los entrenamientos del último mes han sido en montaña, así que creo que los 400 metros de desnivel no me dan miedo. He hecho entrenamientos por Collserola con más altura en menos distancia. El cómo transcurra depende en buena manera de cómo acabe la bicicleta. No me puede pasar, sin duda, lo que en el 70.3 de Barcelona, que salí a correr encebollao y a la media hora iba arrastrándome. En esta ocasión he de ir con cabeza y marcar un ritmo uniforme que me permita llegar al tramo de subida, entre el km 7,5 y el 12, en buenas condiciones.

Altriman 2014

Es complicado hacer previsiones (más allá de la coña que hice con Joaquín), pero voy a lanzarme a la piscina y hacer la #porraaltriman:

Natación: 34’50”, con un ritmo de 1’50”

Bicicleta: 4h justas. No me atrevo a hacer más cálculos.

Carrera a pie: 1h55′, teniendo en cuenta los últimos entrenos de Collserora.

En total, 6h30′. Con eso me doy con un canto en los dientes 😀