Este próximo lunes, a las 11:00 horas en el Ministerio de Justicia, Anna González y la Real Federación Española de Ciclismo mantendrán un reunión con la ministra de Justicia, Dolores Delgado. A la reunión acudirán también la Asociación de Ciclistas Profesionales (ACP); el también ciclista y ex delegado del Gobierno de Guipúzcoa Francisco Jordán de Urríes; la Federación Española de Triatlón y algunos ciclistas de máximo nivel como el excorredor Alberto Contador, entre otros.

Hace ya tres años que Anna González empezara su campaña «Por una ley justa» para pedir la reforma urgente del Código Penal, recogiendo el apoyo de casi 230.000 personas hasta la fecha. En marzo de 2017, Anna presentó en el Congreso las 200.000 firmas para pedir a los partidos dicha reforma, una proposición de ley que finalmente fue presentada por el grupo popular en septiembre del pasado año y que se aprobó con el apoyo de 337 diputados.

Anna González ya sabe lo que es hablar con diferentes partidos políticos y gobiernos para pedir que apoyen su iniciativa de endurecer las penas por imprudencia y omisión de socorro en los accidentes de tráfico. La prometida reforma del Código Penal sigue siendo una de las asignaturas pendientes de las diferentes legislaturas en España. No olvidemos que hace casi un año, en septiembre de 2017, el Congreso aprobó por unanimidad una Proposición de Ley del Partido Popular para modificar el Código Penal en lo que se refiere a las imprudencias en la conducción y el reproche penal de omisión de socorro en el lugar del siniestro.

anna glopez

Anna González con Gregorio Serrano, febrero 2017

¿Qué proponían los partidos políticos entonces?

El PSOE y Unidos Podemos proponían penas de 6 años de presión para delitos de imprudencia al volante con grado de muerte. Esto supone dos años más de los cuatro que ahora recoge nuestro Código Penal. Por el contrario, el PP proponía la reforma que de cuatro se pase a 9 años. Además la iniciativa del PP propone calificar como imprudencia grave la conducción que atenta contra la integridad de las personas en tres casos: cuando hay un delito contra la seguridad vial por exceso de velocidad, bajo influencia de drogas o de alcohol. En cualquiera de estos tres casos el juez no tendría que valorar nada, simplemente sería una imprudencia grave.

Tanto PSOE como Unidos Podemos no coinciden con el planteamiento de los populares y registraro varias enmiendas, un total de 15. Los socialistas proponían que, en caso de homicidio imprudente al volante, sea el juez el que pueda imponer la pena “en su mitad superior” o, “excepcionalmente, la pena superior en grado”, pudiendo llegar hasta los 6 años y no los 9 propuestos por el PP. Según el partido de Pablo Iglesias, la redacción que planteaba el PP puede ser contraria a la presunción de inocencia.

Además, señalan que pasar de cuatro a seis años las penas máximas de prisión es “suficiente para delitos imprudentes”.

Ciudadanos no entraba a valorar este punto, pero sí se mostraban a favor de elevar las penas mínimas de privación del derecho a conducir en el caso de que haya muertos. El PP planteaba entre uno y seis años de retirada de carné, y Ciudadanos elevaba la sanción mínima a 18 meses.

Sobre el delito de abandono del lugar del accidente

PSOE y Unidos Podemos rechazaban en marzo la creación de un subtipo específico en el Código Penal, que incluya el delito de abandono del lugar del accidente debido a que “no hay que liar más el ordenamiento jurídico y retocar todo el Código Penal”. Como alternativa, piden que “se aplique la condena máxima al subir un grado y se sancione con más pena” el abandono del lugar del accidente, cuando hay un fallecido.

Solo pedimos que todos los partidos políticos, nos da igual su ideología, tengan un ratito para tomarse en serio la Propuesta de Ley que Anna González logró llevar al Congreso después de movilizar a todo un país en la misma dirección y al que todavía deben una respuesta seria.