El Ekiden es toda una disciplina deportiva en Japón, causando furor allí donde se celebra. Aunque en su momento ya le dedicamos un artículo en profundidad, os contaremos brevemente en que consiste: es una prueba por relevos en la que, entre seis o siete corredores, completan una distancia concreta -habitualmente maratón-, que puede llegar hasta los cien kilómetros

El Hakone Ekiden, que se disputa los días 2 y 3 de enero, es sin duda el más importante del año. Como podréis ver en el vídeo de más abajo, gran cantidad de público acude a las calles de Tokio a animar a los participantes.  Poco más de veinte equipos de 7 miembros compiten a lo largo de cien kilómetros, corriendo en tiempos estratosféricos. Para que os hagáis a la idea: En la edición de 2018 el equipo ganador marcó un tiempo medio de 2’55».

Pues bien, en la edición de 2019 vivíamos una de esas imágenes deportivas cargadas de pundonor, épica y sufrimiento: Cuando apenas se llevaban 200 metros de celebración, Kohei Arai, del Daito Bunka University, se iba al suelo torciéndose gravemente el rodillo. Si abandonaba, sus compañeros de equipo se quedaban sin la opción de competir, con lo que, ni corto ni perezoso, decidió continuar corriendo, pese al profundo dolor.

Completó así los 21K restantes de su posta llegando 8’40» detrás de cabeza de carrera. Su imagen llegando a meta es simplemente estremecedora.

Pero el esfuerzo y el pundonor tienen un precio: según ha comentado Osamu Nada, su entrenador,  a los periodistas, pese a no tener nada roto, se espera que Arai tarde seis meses en recuperarse. Corre así el riesgo de quedarse sin fichar por el que iba a ser su equipo a partir de abril, una vez se graduase.

«Arai me indicó que quería seguir corriendo, pero creo que era una situación en la que debería haberle detenido«, admitió Nara, claramente molesto. «Es un atleta con futuro. No sé si es bueno que lo haya terminado«.