Por Nacho Tomé, triatleta.
Vamos a intentar arrojar un poco de luz por el tan manido tema de los desarrollos, que a pesar de colear desde hace mucho tiempo, parece que no acaba de estar claro. Para ello vamos a introducir un concepto del que no suele hablarse cuando se trata este tema, la eficiencia de la transmisión.

Quien quiera profundizar en ello puede localizar con San Google los estudios que el equipo del profesor James Spicer realizó para Shimano hace algunos años bajo el nombre de Efectos de la pérdida por fricción en la eficiencia de la cadena de transmisión de bicicletas. Si queréis echar un vistazo, lo tenéis disponible en inglés.

Básicamente -para no ser demasiado técnicos-, resumiremos diciendo que si nuestro sistema de transmisión (platos, cadena y cambios) está en las condiciones de limpieza adecuadas (una cadena y cambio limpios son más importantes de los que se cree), la transmisión típica en ciclismo tiene una eficiencia siempre muy alta. Además, las pequeñas pérdidas que puedan darse son constantes para un mismo desarrollo. Según esta fórmula, a mayor potencia aplicada, menos pérdida relativa.

¿Qué factores influyen en la potencia aplicada?

Traducido a nuestro día a día como ciclistas o triatletas: cuanto más potencia apliquemos al pedaleo, menor será el porcentaje de potencia que se pierda en la transmisión. Sin embargo, a efectos prácticos nos da igual, dado que hay factores como el terreno o la climatología que no podemos controlar. Lo único que queda bajo nuestro control es nuestra condición física, y siempre con unas limitaciones.

Nos quedan dos variables que influyen en la eficiencia de la transmisión: son el cruce de la cadena y la amplitud que esta describe en su recorrido. Cuanto más recta vaya la cadena desde el plato al piñón y más amplias sean las curvas que describe, menos pérdida de potencia.
Veámoslo con un ejemplo:Si llevamos un cassette 11/28 con un plato grande de 50 tenemos un desarrollo máximo equivalente a 54,5×12. Si contabilizamos esas pérdidas por cruce y curvas más cortas de la combinación 50/11 y nos tomamos la licencia de suponer que sucede lo mismo con los siguientes piñones -aunque esto no es del todo exacto- podemos suponer que para un plato de 50 y cassette 11/28 la potencia aplicada será prácticamente la que para un plato de 54 y cassette 12/30
>Realmente las diferencias serán despreciables, más un tema psicológico que otra cosa.

¿Por qué se han popularizado entonces las bielas compact?

Ahora se lleva más desarrollo que cuando se usaba 53/39 con piñón pequeño de 12. A priori no haría falta. Pero hay una explicación, y es el ahorro de peso. Aunque realmente no sea tan relevante como se tiende a pensar, es algo que obsesiona a la mayoría de los amantes de la bici, convirtiéndose en un reclamo de venta magnífico.

A esta razón hay que unir la aparición de los cassettes de diez y once velocidades, y como todo apunta, de doce en fechas no tan lejanas, que nos permiten añadir piñones grandes a combinar con el 34 y tener más balas en la recámara para subir sin perder desarrollo, que eso sí lo agradecemos los populares.

Como se dice tradicionalmente, «un 54 hay que poder moverlo«, como cuando se busca un récord en velódromo o algo similar: un plataco y un piñón bien alineados buscando mover el mayor desarrollo posible.

Sin embargo, en carretera, depende de con qué piñón combine ese plato. La confusión viene de ver a contrarrelojistas y triatletas profesionales de larga distancia usar platos grandes cuando apenas se ven en otros ámbitos, y pensar que lo hacen porque son unas bestias. Sin dudar que lo son, el objetivo no es contar con mucho desarrollo. Ellos, a diferencia de nosotros, disponen de material y mecánicos para cambiar en función del recorrido concreto por lo que no necesitan tanta versatilidad, mientras que ellos esas ganancias marginales pueden suponer la diferencia entre el podio y salir fuera del TOP10. Al usar estos desarrollos buscan no cruzar la cadena, llevar piñones intermedios el mayor tiempo posible y que las curvas de la cadena sean más amplias.

Esto explica que en triatlón también que se hayan popularizado los sistemas de roldanas sobredimensionads que Berner lanzase unos años y que de mano de Ceramic Speed podemos ver en el 80% de los cambios de las bicicieltas del último TOP10 del Campeonato del Mundo de Ironman. Suponen tanta ganancia? Si interesa y los chicos de Ceramic Speed nos ceden alguno, prometemos prueba práctica.