Las lecciones de los Hoyt, amor, confianza, perseverancia y triatlón…

Escuché hace unos meses a Alex Rovira en una conferencia en Cornellà.
Conocía la historia de los Hoyt. O eso creía… Seguro que has visto algún vídeo. Te recomiendo que sigas leyendo y que recuerdes este post para poder ver los dos vídeos relacionados.

Transcribo algunas notas que tomé aquella tarde en la que el escritor y conferenciante hablaba a un público de emprendedores, empresarios y profesionales. Sólo conocía una parte de la historia… Inmediatamente pensé en traer a Planeta Triatlón lo que estaba escuchando.

¿El mejor atleta amateur contemporáneo? ¿Dick Hoyt?

Más de 1500 pruebas de resistencia en las que casi siempre acaba clasificado entre el primer cuarto de los participantes. Casi siempre llega 1º o 2º de su grupo de edad tirando o empujando a Rick. No me lo podía creer…

Cada cosa que escuchaba llamó más mi atención.

Una anoxia cerebral por estrangulamiento del cordón umbilical afectó a su hijo. – Su hijo será un “vegetal” – Dijeron los médicos.

Pero Dick eligió CREER. La confianza es una de las fuerzas transformadoras más potente.
¿Qué puedo hacer? – Se preguntaba Dick –

The Team Hoyt

Dick y Rick Hoyt – The Team Hoyt

Cambiar la realidad de mi hijo. Tal como reconoce el efecto Pigmalion, Dick estableció un entorno de confianza contra las opiniones médicas. Estudió pedagogía y magisterio para convertirse en el profesor de su hijo. Lo estimuló desde su nacimiento hasta “escolarizarlo” en su casa. Rick tan sólo sonreía. Dick llenó la casa de post-It con el nombre en minúscula y mayúscula de todas las cosas a la vista…

Con 11 años viendo a Hopkins «hablar» a través de una computadora, pensó en de qué forma su hijo se podía comunicar con los demás con un equipo similar. En un acto de fé, adquirió ese equipo para encontrar la forma de comunicarse con su hijo… Instalado en el Boston Media Lab y ante los médicos que aseguraban una vida muy distinta, Rick escribió: Go Bears! – Su equipo de la hockey en la NHL, los Boston Bears – Ante la incredulidad de los médicos, después Rick empieza a responder a preguntas concretas en un diálogo en el que explica cuanto quiere a sus padres que le han enseñado todo durante 11 años mientras él sólo les podía devolver sonrisas y miradas cómplices.

Dick empieza a correr porque Rick quiere ir a una carrera benéfica a entregar una carta a un chico que tras un accidente de tráfico ha quedado tetraplégico. Rick quiere convencer a este chico de que aunque se han cerrado algunas puertas, otras se abrirán.

Desde ese día, en que Rick ha experimentado una felicidad absoluta, Dick y Rick acuerdan que el padre será la fortaleza física del hijo y el hijo la fortaleza espiritual del padre. Así que ese hombre fondón de más de 40 años empieza a entrenarse…

«¿Eres capaz de seguir con tus estudios Rick?» – Él contestó que sí –

«Yo entrenaré para demostrarte que puedo superarme, ese es el ejemplo que te quiero dar” – le dijo Dick. “Tú serás mi ejemplo y motivación”

Después de correr, empezó la natación y la bici. Los Hoyt ya corrían demasiado rápido y el maratón empezaba a ser algo que se quedaba corto para seguir inspirando a Rick. (En los vídeos verás una llegada en Boston por debajo de las 3 horas)

Vídeo:

Los Hoyt han de salir atrás para evitar que la barca en la que va Rick pueda volcar, Dick lleva a su hijo delante de su bici, y finalmente empuja el carro en el que corren. La aerodinámica no es un problema.

Hoy Rick, es licenciado en educación especial por la Universidad de Boston (la 1ª persona que lo consiguió sin capacidad para hablar), ha cursado 2 Masters y es una eminencia en su área. Trabaja en el Boston College desarrollando software para personas con discapacidad. Vive sólo, no sin haber superado muchos obstáculos. Lleva una vida plena.

Vídeo:

Obama, se refirió a una frase de Dick para hablar a los ciudadanos después del maratón de Boston de los atentados. Justo ese año iba a ser su última participación, pero el atentado les llevo a correr de nuevo por las víctimas. Hoy, una escultura del Team Hoyt está presente en la zona de la salida. Al parecer, antes del «Yes, we can» los Hoyt ya eran los promotores del «Yes you can»

Hay un par de instantes en los vídeos muy impactantes.

  • Los Hoyt son los precursores de toda esa gente que lejos de dejar en casa a sus hijos con discapacidades severas, los hacen partícipes de su vida deportiva.
  • En un instante la periodista lee a los Hoyt un correo de una persona dispuesta a suicidarse, que cambió de opinión después de ver uno de los vídeos de Dick y Rick.

Quizá ya conocías los detalles de esta historia. Si no es así, (aquí la web de los Hoyt) espero que te haya resultado inspiradora.

¿Quién te empuja a superarte en el triatlón o en la vida?