Para quien no conozca a Raúl Mico, os pongo en antecedentes: Es un paratriatleta del Avant Cantero de Letur, club valenciano de triatlón y paratriatlón, y es por el momento el único deportista con acondroplasia (mide 130cms) en competir en triatlón en España. Hace unos años, tras competir en carreras a pie y trail, conoció las hazañas de Josef Ajram y decidió lanzarse al deporte de las tres disciplinas. Aquí tenéis un vídeo que le hizo Carlos de las Heras hace unos meses para que os pongáis en situación:

Y como dice el título del artículo, ayer domingo hizo historia al completar el Half Ican Gandia 2015 en 7h36′, con todo lo que supone. Hay que tener en cuenta que en el segmento de bicicleta compite con ruedas de 600mms. Imaginad la de pedaladas que ha de dar para cascarse 90 kms… Estos fueron sus parciales:

  • Natación (1,9kms): 45’46”
  • Bicicleta (90kms): 3h37’41”
  • Carrera a pie (21kms): 3h04’07”

Su compañero de club, Valeriano Moreno, que sufre poliomelitis, no le fue a la zaga y logró acabar en 7h59’42”.

Raúl Mico

Raúl Mico

Me gusta el triatlón porque es un deporte de retos. En términos marketinianos sería lo que se llama un deporte aspiracional, pero yo prefiero pensar que, simplemente, es que nos gusta echarle huevos. Sea para hacer un sprint, sea para un olímpico, o meterse ya en palabras mayores haciendo un half o un ironman. De una manera u otra, los triatletas siempre soñamos con más.

Así que cuando te topas con noticias como la de Hiromu Inada, finisher del IM de Kona con 84 años, o Raúl Mico, y ves su profundo afán de superación, te sientes más y más orgulloso de practicar este deporte. Desde aquí (y supongo que hablo en nombre de todos los que hacemos Planeta Triatlón), nuestra más profunda enhorabuena. En nada le vemos metiéndose en el berenjenal de un ironman 🙂