Pongámonos en situación. La salida en bici habitual del fin de semana, ya sea sábado o domingo, es el momento de sacar a pasear a la flaca. Seguramente salgas por tu sitio habitual, sólo o acompañado por la grupeta. Siempre mejor acompañado, más divertido y más seguro (casi siempre). También es habitual cruzarte con muchos otros ciclistas disfrutando de la misma pasión. Sabes que unos te van a saludar (o te van a devolver el saludo) y otros no. Y te preguntas, ¿qué puede llevar a otro ciclista a no saludar? Le he dado varias vueltas y no se me ocurre ninguna razón y sí, al menos tres razones para saludar o devolver el saludo:

Educación

Es la más básica y elemental. Como decía mi abuelo, hay que dar las buenas horas. No hablamos de que te pares y le cuentes al otro ciclista cómo le va a tus niños en el cole, qué te han traído los Reyes Magos o como te va con la parienta. Te aseguro que no es necesario intimar, un simple gesto con la cabeza o con la mano es suficiente.

Por solidaridad o compañerismo

Aunque no nos guste comentarlo mucho, cada vez que salimos en bici…en fin, que nos la jugamos. Te cruzas con otro ciclista, con la misma pasión, los mismos madrugones y sobre todo, con los mismos riesgos y miedos que tú a sus espaldas…y no le saludas? Insisto, no es necesario intimar, un simple gesto con la cabeza o con la mano es suficiente.

Egoismo

Sí, si, egoismo, has leído bien. Imagínate cualquier situación que te impida continuar con la bici (fallo mecánico, accidente, pajarón, etc…) ¿Quién crees que se va a parar a ayudarte? ¿Un conductor u otro ciclista? ¿Quién crees que va a entender mejor que nadie como te sientes? Con lo mal que sienta quedarse a mitad de salida y tener que entonar el humillante “cariño, ¿vienes a buscarme?”… Esto solo puede valorarlo otro ciclista. Y si es el único que te entiende y el único que se va parar a ayudarte, cuidalo coño, que como ya hemos dicho… No es necesario intimar, un simple gesto con la cabeza o con la mano es suficiente.

ciclismo lanzarote ironman

Foto: Flickr // Gianmarco

En sentido opuesto, no se me ocurre ninguna razón para no saludar. Ni haciendo series a tope; ese simple gesto con la mano o con la cabeza no te restará ni una pizca de coeficiente aerodimámico. Así que anda ya, no me seas PROpular. Y siguiendo a Murphy, la situación es suceptible de empeorar; sí,sí.

Veamos: Te adelantan, no te saludan, ni gesto ni ná de ná y además, te cruzan la bici en tu trayectoria, que te has librado del afilador por que hoy no te tocaba. Te acaban de hacer lo que viene siendo un “amigo invisible”, por que no te ha visto y claro, por eso ni te salude e intenta colocarse justo justo, por donde tu vas. No olvidemos que en este gremio nuestro del ciclismo, también tenemos cafres.

En todo colectivo te encuentras con gente de todo tipo,buenos, menos buenos y cabrones y muy cabrones (con perdón) pero actuar así dentro de un colectivo tan castigado como es el cliclista, ya nos vale.

Así que ya sabes, si te encuentras con otro ciclista; no se trata de intimar, un simple gesto con la cabeza o con la mano es suficiente. Algo así como “Aquí estamos;aquí estoy”

¡Salud y kms! ¡Enjoy Tri!