Daniela Ryf acumula cuatro títulos de Campeona del Mundo de Ironman y dos de Ironman 70.3 en las últimas temporadas. A sus 32 años -los hizo en mayo- la suiza es, sin duda, la mejor triatleta de larga distancia del momento. Solo Lucy Charles, que cuenta con 25 años y ya atesora dos subcampeonatos en Kona, tiene visos de poder hacer sombra a la discípula de Bret Sutton en las próximas temporadas.

Por este motivo cualquier truco, recomendación o consejo de la Angry bird de cara a afrontar los 226 kilómetros de un larga distancia son bienvenidos.

Estrategias mentales

Para Ryf, lo importante es no pensar demasiado. «Siempre trato de dividir la carrera en pequeñas fracciones«, dice la triatleta del Bahrain Endurance 13. «En la natación, hay que tratar de concentrarse en la brazada y en la siguiente boya«.

«A partir de ahí, pensar en no olvidar nada en la transición. Después el objetivo pasa a ser el primer avituallamiento… Cuando estoy sobre la bici nunca pienso en la carrera a pie«.

El sufrimiento

Uno de los mayores miedos de los triatletas de corta distancia a la hora de pasarse a la larga distancia es el sufrimiento que supone una prueba de este calibre. Para Daniela, sin embargo, no es tanto problema. «No es que me guste el dolor«, se justifica. «Se trata de aceptarlo y hacer que juegue a tu favor«.

«Una vez que estás en esa fase, si aceptas que el dolor está ahí, tu cerebro olvidará que no está en su zona de confort«. Como otras tantas cosas en triatlón, conviene enfrentarse a la sensación antes de llegar al día de competición. «Yo lo practico principalmente en los entrenamientos, creo que la clave está en entrenar más duro de lo que lo haces en carrera, y así luego durante la prueba puedes gestionarlo de manera más exitosa».

Por otro lado, para aquellos que estando en distancia olímpica o media y quieren probar un ironman, una recomendacion clara: » Las carreras largas no son más difíciles, incluso son más fácil. ¡Sólo se trata de competir más tiempo«. Esta idea Daniela ya la expuso hace meses, cuando comentó a la prensa que su cuerpo estaba más preparado para la larga distancia que para la corta. «Me resulta más fácil mantener el ritmo durante un periodo de tiempo largo que correr un 10K en 32′. Puedo correr más despacio, aunque sea más tiempo» dijo en su momento.

La recuperación

La suiza es fanática de los aceites esenciales. «Tengo una mezcla especial que añado a mi aceite de masaje y me ayuda a recuperarme más rápido«. Además, para descansar, busca entrenamientos cómodos que evitan que los músculos acumulen más tensión de la que han sufrido a lo largo de una prueba.

Recuerda que si quieres estar al tanto de toda la actualidad del triatlón, puedes recibir nuestras actualizaciones en telegram: https://t.me/ptriatlon