A la derecha Dan Wehunt y a la derecha, su fiel compañero, Odessa. El pasado 2 de junio ambos se hacían con el récord del mundo de la milla en ruta con un crono de 4 minutos y 7 segundos, lo que quiere decir un ritmo de 2’31» el kilómetro. El mejor amigo del hombre es también su mejor compañero de entrenamiento, un cachorro de cuatro años que se hizo con la victoria en el Campeonato Mundial de la Milla de Perro, disputada en Santa Bárbara, California.

El anterior récord mundial estaba en 4:13 y fue conseguido por Brian Duff y su Weimaraner Kaydom durante la prueba disputada en 2016. (Duff y su perro terminaron en segundo lugar este año corriendo en 4:16).

Ahora bien, ni el tiempo de uno ni otro han conseguido igualar el crono por debajo de los 4 minutos que corrieron el dos veces campeón olímpico de obstáculos Anthony Famiglietti y su perro Bailey el pasado mes de febrero, que podéis ver de nuevo hoy en nuestro Facebook. Pero según la World Record Academy, la carrera de Famiglietti no puede contar como récord oficial, ya que fue una prueba hecha por su cuenta y no en una prueba oficial.

La State Street Dog Mile se celebró por primera vez en 1995 y se ha seguido disputando desde entonces salvo un breve paréntesis entre 1998 y 1999. Esta vez ha contado con un total de 70 participantes, la mayoría de ellos llegados para divertirse y correr junto con sus mascotas, y solo algunos que salen a ganar, como era el caso de Dan Wehunt y Odessa. Odessa es un perro ganador, un braco alemán de pelo corto, criado para la caza, y que es pura energía, resistencia y con un fuerte impulso de presa. En resumen, un perro ideal para correr la milla.

Odessa. Foto: Fritz Olenberger

Próximo objetivo, bajar de los 4 minutos

Wehunt, su compañero, entrena unos 65 kilómetros a la semana, todos ellos junto con Odessa. Correr con su cachorro es la motivación que muchas veces necesita para encontrar la alegría que no siempre tienes cuando entrenas solo. Solo cuando hace series en pista es cuando deja a Odessa en casa. Ambos se defienden muy bien en carreras más largas y probablemente acabarán corriendo un 10K, no mucho más porque Wehunt no quiere que el asfalto le haga daño a sus patas, aunque no descarta que correr más distancia sería divertido.

Dan Wehunt y Odessa

Foto: Fritz Olenberger

El próximo año planean volver a la prueba con la intención de bajar de los 4 minutos. De hecho este año pasaron los 1.200 metros en 3 minutos, tenían cerca su objetivo. Pero, sin embargo, fue Wehunt quien frenó a Odessa en los últimos 400 metros.