Llevamos ya varias entradas dedicadas a la respiración bilateral. ¿Es aconsejable que le dediquemos tiempo para ir acostumbrándonos a respirar por ambos lados de cara a nuestras próximas competiciones? Hoy hemos vuelto a rescatar un vídeo del pasado de uno de los más grandes, Bob Bowman, el “padre adoptivo” de Michael Phelps. Bowman entrenó a Phelps durante más de 14 años. En Atenas 2004 fue uno de los culpables de las 8 medallas (6 de oro y 2 de bronce) de su pupilo; y en Pekín 2008 el tiburón de Baltimore se hizo con 8 oros más. En Río 2016 Bowman ha trabajado como entrenador del equipo nacional masculino norteamericano. Así que de esto de la natación entiende y mucho, deberíamos hacerle un poco de caso, aunque solo sea un poco.

En el prólogo del libro de Bowman, “The Golden Rules” Phelps decía  “Sin Bob no tengo ninguna oportunidad de conseguir las marcas ni ganar medallas”.

Foto: swimminglesson.com.my

Foto: swimminglesson.com.my

¿Cómo hay que respirar en crol? Ver vídeo

En una correcta natación a crol la cabeza debe moverse acompañando al cuerpo para tomar aire. Nunca se mueve de forma independiente. No hay que levantar la barbilla para coger aire. No hay que mirar hacia delante o girar hacia un lado de la piscina para respirar. Debemos rotar la cabeza y alinearla con el resto de nuestro cuerpo, y aprovechar esa rotación natural del cuerpo para tomar el aire.

Un buen ejercicio que podemos hacer es tratar de tomar aire con una sola gafa dentro del agua. Aunque penséis que vais a tener la mitad de la boca fuera del agua, no es así. Si tu cabeza está correctamente situada, se forma una especie de ola justo por delante a la altura de tu cabeza que te permitirá coger aire con la boca completamente abierta.

phelpsfreestyle

Solo saca una gafa, pero toma aire con toda la boca

 

Vamos a ver cómo respira Michael Phelps. Comprobad cómo deja una gafa fuera del agua,  pero él realmente está respirando dentro de esa ola que se forma justo delante.

 

Sin embargo la forma de nadar de Katie Hoff en 2009 era completamente diferente, y sobre ella se estuvo trabajando. Katie sobregiraba y sacaba las dos gafas al respirar. El trabajo consistió en evitar ese sobregiro y minimizar la rotación de la cabeza, de forma que su cabeza y cuerpo consiguieran moverse juntos.

Si sacas toda la cabeza al respirar, o estás mirando hacia el techo al coger aire, entonces fijo que estás sobregirando tu cabeza y no consigues moverte al unísono con tu cuerpo. Por tanto, aquí tienes un punto clave sobre el que trabajar y que es crítico a la hora de nadar bien a crol.

Cuando le preguntan a Bowman cómo debe ser la respiración cuando nadamos a crol, responde diciendo que es necesario tener una variedad de registros diferentes para poder usarlos según las diferentes condiciones. Si empezamos a nadar jóvenes, lo mejor es aprender a respirar a ambos lados, respiración bilateral de la que ya hemos hablado varias veces. A medida que vamos cumpliendo años, necesitamos coger más aire y buscaremos más rotación en la brazada; por tanto, es más práctico respirar varias veces seguidas por un único lado. Si observas la respiración de Michael Phelps, puede respirar por el lado izquierdo durante 25 metros y al dar la vuelta, lo hace por el lado derecho otros 25 metros seguidos. De esta forma, obtiene simetría en la respiración, pero también está respirando en cada brazada, por lo que obtiene más aire. Y también, consigue mayor rotación al respirar más frecuentemente que si no lo hiciera. Así pues, más aire, y más rotación.

Lo ideal es que los nadadores de crol estén de lado el máximo tiempo posible para alcanzar más hidrodinámica que estando planos.