Ya está, Ricardo Abad volvió a culminar con éxito otra de sus machadas, completar un maratón pero nadando: 42kms en 15h19′ en una piscina de 25 metros, lo que supuso hacer 1.688 largos, algo más de 19.000 brazadas.

Según declaró al finalizar la prueba, el tafallés estaba “feliz y satisfecho de un día largo y muy duro”, y admitió que en el kilómetro 26, cuando llevaba algo menos de nueve horas, tuvo una “gran crisis”. Pero ya conocemos a Ricardo Abad, el verbo abandonar no sale en su diccionario.

Lógicamente, empezó fuerte y a medida que pasaron las horas fue bajando el ritmo: los primeros 4.000 metros los superó en menos de 1h10′ (lo que supone un ritmo aproximado de 1’45” en el 100), y posteriormente, poco a poco, se fue acercando a los 2′ al final de la prueba.

El próximo 26 de mayo comienza el UltraTri, en el que tiene que nadar 10 kilómetros. Está claro que después de lo de ayer, la primera etapa del triatlón distancia ultraman más duro del mundo va a ser para él coser y cantar.