Si aún hay alguien que no le conoce, os ponemos en antecedentes: Ricardo Abad es un triatleta navarro de ultradistancia que lleva veinte años haciendo auténticas barrabasadas (dicho con el mayor de los cariño, somos envida pura), desde recorrer Australia en bicicleta (4.000 kilómetros en treinta días), hasta ciscarse 52 Ironman en 52 semanas en 2013. Lo típico.

Pues bien, este año 2015, cuando unos deciden dejar de fumar, otros apuntarse al gimnasio y los más arriesgados aprender inglés, él se propuso completar cien ironman en todo el año. Es decir, casi dos a la semana, sin descanso. El pasado 15 de septiembre, hace semana y media, alcanzó la cifra de 53, que suponía todo un record para él. Pues bien, aprovechando la celebración en Madrid de la feria Unibike, Ricardo se lanzó el pasado sábado 18 de septiembre, enmarcado dentro de este proyecto anual, al Reto Skechers: hacer un Ironman en estático: 3,8kms nadando en una piscina portátil, 180kms sobre su bicicleta en rodillo, y un maratón sobre la cinta de correr. Tela marinera.

Y eh, que es para hacerle una reverencia.

Más teniendo en cuenta las condiciones a las que tuvo que enfrentarse, con una natación en una piscina demasiado pequeña y en la que tuvo que, buenamente, nadar en diagonal para poder dar las brazadas en buena posición y en todo un tiempo: 1h09′. A partir de ahí, a sufrir con la deshidratación. Cuando pasamos a verle, iba por el km 105 de la bici, sudando mares, aunque terminó en un tiempo magnífico: 5h03′.

Ricardo Abad

Lo difícil vino con la maratón, en la que los gemelos le jugaron una mala pasada y en los últimos sesenta minutos le hicieron sufrir de lo lindo, pese a la magnífica marca: 4h03′.

Sin duda, para quitarse el sombrero.

Ricardo AbadRicardo Abad

Como nota final para poner en medida la capacidad de Ricardo Abad, simplemente contar que ayer presentó su nuevo reto: 10 ironman en 10 ciudades distintas, con comienzo el próximo 3 de octubre en Madrid. Si queréis ir a aplaudirle, esta será la gira:

CPlHQbMWwAA4Ndz