Una mujer de Nottingham ha pedido ayuda para recuperar la bici de su anciano padre, de 88 años de edad, que fue robada de un cobertizo de su jardín entre el 23 y 24 de diciembre del pasado año. Elizabeth Lovatt, que así se llama la hija del propietario de la bici sustraída, dijo que su padre llevaba montando en esa bici desde 1949, acumulando más de 300.000 millas (casi 483.000 kms) en ella y habiéndola tratado siempre con muchísimo cuidado.

Ni corta ni perezosa, Lovatt subió a Facebook la foto de la bici robada el pasado 27 de diciembre: «La foto adjunta muestra un marco marrón/ bronce con cuadro Rotrax fabricado en 1949 con tubos de acero Reynolds 431, equipada con un sillín Brooks de cuero negro, sistema de tres platos Stronglight.

Mi padre lleva con esta bici desde 1949, rodando más de 300.000 millas con ella y con un cuidado exquisito. La bici representa una gran parte de nuestra historia ciclista familiar y es absolutamente insustituible, por eso nuestra familia estaría inmensamente agradecida por cualquier tipo de información que nos pueda llevar a su devolución.

Mi padre todavía monta el Rotrax y sería maravilloso que le pudiéramos devolver su bici. El Rotrax es especial porque es un cuadro ligero de primera especialmente indicado para mi padre. Fue un verdadero shock encontrarnos la puerta del cobertizo forzada y descubrir el robo.

La historia se ha compartido en Facebook más de 1.675 veces

El llamamiento de Facebook se ha compartido más de mil seiscientas veces. En una actualización, Lovatt ha añadido: «Estoy muy agradecida por todos los mensajes de ánimo y por el apoyo de todos a mi llamamiento. También ha dicho que su padre se ha puesto muy contento tras conocer la reacción popular ante el robo de su fiel amiga. Mi padre se ha sentido muy animado por la amabilidad expresada por tantas personas», explica Elizabeth.

«Todavía tenemos la esperanza de que esta hermosa bicicleta pueda volver a su hogar, así que por favor continúen manteniendo los ojos abiertos», especifica el mensaje. Ojalá esta historia tenga un final feliz, porque hay que ser ruin para robarle una bici a un anciano de 88 años que lleva más de tres cuartas partes de su vida junto a esta montura.

Fuente: road.cc