Sin duda alguna, un descanso bien ganado después de toda una vida entregada a este deporte. Robert Marchand, que en 2012 saltase a la fama por batir el récord mundial de la hora en la categoría de más de cien años, se retira del ciclismo. “Seguiré pedaleando por placer” ha comentado, no obstante.

En 2012 logró completar 24’25 kilómetros en una hora. Apenas dos años después, logró superar su propia marca, estableciéndola en 26’92 kilómetros. Tenía por entonces 102 años. Pero no han sido los únicos retos que se ha puesto en estas últimas temporadas: en septiembre de 2013 se trasladó al velódromo del Parc de la Tete d’Or en Lyon y completó 300 vueltas, cien kilómetros. Para ello necesitó únicamente 4 horas, 17 minutos y 27 segundos.

Me siento como un niño de cien años, me siento bien. Soy un tipo común y corriente“, dice con modestia. “Monté en bici 52 años, no es algo nuevo“.

En enero de 2016 volvió a disputar el récord de la hora, ya con 105 años. 22,54 kilómetros fue la distancia completada.

¿Su secreto de eterna juventud? Estirar y hacer ejercicio todos los días, además de una dieta basada en mucha fruta y verdura, una pequeña cantidad de carne, no demasiado café, nada de tababo y muy poco alcohol, además del deporte que practica.

Según AFP, ha sido su vecino y amigo Christian Bouchard quien le ha convencido de limitar los retos en bicicleta. “Sus médicos ya no quieren que haga grandes esfuerzos”, declaró el martes. Sin embargo, según Alain Gautheron, presidente del club en el que tiene licencia, seguirá pedaleando.

 

Nacido en 1911, Marchand comenzó a pedalear a los 14 años de edad, luego abandonó Francia y vivió en Canadá y Venezuela. Trabajó como bombero, jardinero de mercado, vendedor de espectáculos y vendedor de vinos, y compitió como boxeador aficionado.

Regresó al ciclismo en 1978 a los 67 años de edad, acumulando distancias y entrenando con ciclistas mucho más jóvenes que él. Marchand finalmente se retiró del trabajo a los 89 años de edad. Por aquella época, recorrió la famosa Burdeos-París, completando los 600 kilómetros en 36 horas.

En febrero de 2012 dijo que había recortado un poco sus rutas. “Durante los últimos cinco años he decidido no ir a cicloturistas de más de 100 km“, afirmó el propio Marchand.

Seis años después, sigue en bicicleta. Renunciar a los intentos de récord puede mantenerlo fuera de los titulares, pero el ciclista más viejo del Libro Guinness de los Récords en la tierra continuará girando los pedales y dando un ejemplo impresionante.