Llevamos un par de años debatiendo sobre qué opción nos parece mejor en las pruebas de larga distancia (en concreto en las de la franquicia Ironman, que ahora mismo es quién domina el mercado de la larga distancia): salida masiva o rolling start.

Hay quien defiende las salidas masivas –sobretodo el sector mas “old school”- apelando a que todos compiten con las mismas posibilidades y que, saliendo a la vez, puedes controlar a tus rivales, si llegas a meta en un determinado tiempo, sabes que todos los que entran con posterioridad tuya aparecerán tras de ti en la clasificación.

Esta  opción más tradicional de la salida contenta sobre todo a ese porcentaje de triatletas que disputaban los puestos delanteros de sus grupos de edad, especialmente a los que buscan slot para Hawaii o campeonatos del mundo 70.3.

natación rolling start

Foto: Ironman

El resto de triatletas, algunos de ellos inexpertos nadadores o recién llegados al mundo del triatlón (algunos sin quemar etapas, sin pasar por pruebas más cortas, iniciándose directamente en pruebas de larga distancia), encontraban en las salidas masivas de natación un elemento de estrés y ansiedad importante, hallando el cobijo de la tranquilidad en la salida rolling start (salidas de pocos participantes, de forma continua, en el que el tiempo de carrera empieza a contar no cuando suena la bocina de inicio de la prueba, sino cuando se pasa por el arco de salida), implantada hace ya un par o tres de años.

El rolling start, si bien es cierto que ayuda mucho a la hora de hacer una natación sin golpes, nació con otro objetivo adicional: “estirar” la salida del agua de los triatletas para minimizar los efectos del drafting en el sector del ciclismo.

Después de hacer itinerante la sede de los campeonatos del mundo 70.3, se está planteando hacer lo mismo con Hawaii, pues –no olvidemos que esto es un gran negocio- la capacidad de absorber triatletas de la gran isla está al límite.

No paran de seguir apareciendo pruebas Ironman, y ya no se pueden repartir más slots para estar en Hawaii. No se cabe. En el ciclismo ya existe un problema importante de aglomeración de triatletas que –dado el gran nivel que existe en Hawaii- salen del agua en tiempos similares y se encuentran todos juntos y con un mismo nivel en los primeros 100km de bici llegándose a formar incluso pelotones, algo terrible para la reputación de la franquicia.

Foto: Flickr // BrakeThrough Media

Foto: Flickr // BrakeThrough Media

El próximo mundial 70.3 de Chattanooga en septiembre, va a implementar una medida que puede ser un punto de equilibrio entre la salida masiva y el rolling start: las salidas en tandas por grupos de edad.

Este tipo de salida ya se aplica desde hace años en una de las pruebas más multitudinarias del mundo (70.3 de Mallorca, con 3500 participantes) con bastante buen resultado, y permite competir con tus rivales de grupo de edad saliendo todos a la vez, y con una separación entre salidas de grupos de edad de 10 minutos.

Aunque hay quien comenta que este tipo de solución es factible para media distancia, pero no así para larga distancia, en el Challenge Barcelona (antes de convertirse en franquicia Ironman) ya se realizaban las salidas de esta forma, quizás la solución pasa por no espaciar tanto las salidas entre grupos de edad, e incluso agrupar determinados grupos con menos participantes, para no “eternizar” la salida.

Creemos que el rolling start por grupos de edad lo veremos implantado en Hawaii en breve (y en el resto de pruebas de la franquicia), para descongestionar la “Queen K” del sector de bicicleta en la big island, y así tener la posibilidad de incrementar el número de participantes sin el problema actual de saturación y drafting, antes de tener que tomar la difícil decisión de sacar el campeonato del mundo Ironman de Hawaii, y hacerlo con sede itinerante como ha sucedido con el de 70.3.