Ross Edgley no para. Acaba de rodearse todo Gran Bretaña nadando tras 157 días y 2.882 kilómetros sin descanso y ya piensa en nuevos objetivos, esta vez se trata de una prueba que combina la natación y escalada en aguas abiertas, se trata de la Red Bull Neptune Steps, que se celebrará el próximo 23 de marzo de 2019 en Maryhill Locks, Glasgow. El hombre más fuerte de todo el Reino Unido ha sido el primero en inscribirse. La prueba mezcla un sprint de 420 metros en aguas heladas con ocho puertas de canal que hay que escalar con una subida total de 18 metros. Cada puerta de canal presenta a los competidores diferentes dificultades para escalar, incluyendo cuerdas, escaleras de madera, de cuerda y un muro de escalada.

Edgley ya es veterano en esta prueba, que completó el pasado mes de marzo. Con una temperatura de tan solo 2 grados, Edgley se presentó en la línea de salida con un traje de neopreno sin mangas. Eso antes de tener que nadar 420 metros y escalar siete esclusas. Aunque no logró ganar esta vez (el ganador fue para el debutante Dan Jones), Edgley reconoció haberse divertido mucho. El británico reconoció que la elección de traje de neopreno sin mangas no fue buena, debía haber optado por traje completo. No podía apenas mover los brazos porque se le congelaron. El buen ambiente entre los competidores es la tónica general de la prueba, por eso Edgley quiere repetir este año.

Ross, conocido por sus gestas a diferentes niveles, como arrastrar un tronco de árbol por todo el Caribe nadando durante 100 kms el pasado noviembre y escaló la altura equivalente al Monte Everest en tan sólo 24 horas en 2016, está emocionado por volver a Maryhill Locks por segundo año consecutivo. Con la experiencia del año pasado y los kilómetros que lleva nadados, ¿será capaz de hacerse con la victoria?

“The Great British Swim fueron 2.882 kilómetros de natación, con un total de 2.3 millones de brazadas durante 157 días en el mar, nadando con delfines, ballenas y atardeceres impresionantes. Pero sin duda el mejor kilómetro fue el que nadé al final, cuando 400 nadadores se enfrentaron a las frías aguas invernales británicas y nadaron los últimos metros conmigo. El ambiente que se respiraba en el agua era indescriptible. Por eso me encanta la natación de aventura y la única prueba cercana en la que tengo experiencia es la Red Bull Neptune Steps“.