El nadador estadounidense Ryan Lochte ha sido sancionado 14 meses por haber recibido transfusiones intravenosas por cantidad superior a 100 ml en un período de 12 horas sin una Exención por Uso Terapéutico (TUE).

Según el anuncio de la Agencia Estadounidense Antidopaje (USADA) hoy, 23 de julio, «El 24 de mayo de 2018, Lochte, de 33 años, publicó una imagen en sus redes sociales que mostraba a sí mismo recibiendo una inyección por vía intravenosa».

La imagen de Instagram ha sido borrada desde el momento de su publicación, pero el tuit que incluye un enlace permanece con la cita  «Athletic recovery with some #ivdrip» podéis verla aquí mismo:

La USADA especificaba claramente que «las transfusiones o inyecciones intravenosas en un volumen superior a 100 mL en menos de 12 horas están prohibidas – excepto aquellas recibidas durante tratamiento hospitalario, procedimientos quirúrgicos, o investigaciones de diagnóstico clínico bajo el Protocolo de USADA».

En una rueda de prensa celebrada hoy, poco después del anuncio de la USADA, Lochte ha dicho: «No estaba tomando nada ilegal. Todo era legal. Puedes comprarlo en CVS, Walgreens, pero hay unas reglas y hay que obedecerlas… No os preocupéis. No me voy a rendir. Voy a seguir adelante (hasta Tokio 2020).»

«Es desolador para mi familia porque realmente me hice mejor persona después de Río, y estaba entrenando otra vez», dijo Lochte. «Estaba muy bien. Estaba nadando rápido. El nacimiento de mi hijo. Todo era perfecto, y entonces va y surge esto. Y es desolador».

La prohibición de 14 meses de Lochte es retroactiva hasta el 24 de mayo, la fecha de la transfusión, lo que significa que el nadador de 33 años de edad no podrá competir en los Campeonatos Pan-Pacíficos de agosto, ni tampoco en los Campeonatos Mundiales de 2019.

Otras sanciones en el equipo estadounidense

Su sanción es la segunda anunciada esta semana para el equipo estadounidense, ya que la campeona del mundo de 2017, Madisyn Cox, recibió una suspensión por dopaje de dos años después de que la trimetazidina apareciera en una prueba de dopaje fuera de competición. Matthew Willenbring, miembro del Equipo Nacional Juvenil, también fue sancionado el pasado mes de marzo por haber dado positivo en la prueba de hidrocloraciazida. La nadadora Amanda Kendall también recibió una sanción de 3 meses el pasado mes de mayo por el uso de inhaladores.

Foto: Mike Lewis

Lochte, 12 veces medallista olímpico, 5 veces campeón olímpico y actual poseedor del récord mundial en los 200 metros libres, ha estado intentando recuperarse desde su decepcionante actuación en los Juegos Olímpicos de Río, donde perdió el podio en los 200 metros libres y no consiguió ninguna medalla individual. Protagonizó, además, un escándalo junto a tres nadadores más cuando simularon un robo para ocultar su estado de embriaguez después de una noche de fiesta, mintiendo y pretendiendo perjudicar a la policía de Brasil. Recibió una suspensión de 10 meses y varias marcas de primer nivel le retiraron su patrocinio, entre ellas Speedo. Sus problemas legales en Brasil aún no se han resuelto completamente casi dos años después.

En 2017, Lochte hizo públicos sus pensamientos suicidas inmediatamente después de los Juegos Olímpicos de 2016. Desde entonces, Lochte ha regresado a Gainesville y se ha reunido con su entrenador Gregg Troy, quien se encargó de su entrenamiento en su mejor etapa deportiva. Dadas sus recientes actuaciones, tenía muchas posibilidades de clasificarse para el equipo Pan Pacs. Ahora, sin embargo, no veremos todo su potencial este verano ni en los Campeonatos Mundiales del próximo verano.

Sólo Michael Phelps tiene más medallas olímpicas en natación que Lochte.