Hacer metros y más metros  es obviamente una de las principales vías para mejorar la natación. Ahora que llega el buen tiempo y los triatletas competimos en aguas abiertas, hacer entrenamientos  en el mar es primordial también para saber cómo enfrentarnos a él y mejorar. Otra de las formas de mejorar nuestro rendimiento es  combinar natación y gimnasio.

En la natación intervienen unos músculos claves: las dorsales, los pectorales y los cuádriceps. Por lo tanto, para aumentar nuestra eficiencia global en el agua debemos trabajar estos al máximo en el gimnasio.

El músculo dorsal se extiende desde el interior de la axila hasta la parte inferior de la espalda a cado lado del cuerpo. Nuestros pectorales, o más específicamente el pectoral mayor, son los músculos más grandes del pecho. Y los músculos del cuadriceps, sí hay más de uno, se encuentran en la parte superior y frontal de nuestras piernas.

Natación y gimnasio: ¿Cómo sacar más rendimiento?

Combinar natación y gimnasio no consiste en simular en el gimnasio el trabajo que hacemos en el agua, sino en aumentar la fuerza y la potencia. Cuando volvamos al agua, esto supondrá una mejora significativa de nuestro rendimiento.

Dorsales

Las chin ups son una gran manera de conseguir la activación del músculo dorsal y es un ejercicio que puedes hacer progresivamente más difícil ajustando el agarre.

A diferencia de las dominadas tradicionales, en las chin ups las requieren de un agarre en supinación, es decir, con las palmas de la mano hacia nuestro cuerpo y se ejecutan con un agarre más estrecho.

Chin ups

Foto: jogger.co.uk

Asegúrate de que tus brazos estén completamente extendidos y que te encuentras en la posición más baja posible. Levántate con los brazos y mantén la espalda apretada. Trata de acercar el pecho lo más posible a la barra. Asegúrate de que la barbilla alcanza o pasa la barra.

A continuación, bájate hasta la posición inicial y repite.

Pecho

El press de banca es un gran ejercicio que trabaja el pecho y algunas partes del hombro.

Acuéstate en un banco boca arriba con la barra más o menos por encima de los ojos.

Para lograr el máximo trabajo de tu pecho  empuja los hombros de nuevo en el banco y pega el pecho hacia la barra de manera similar a lo que hicimos en el ejercicio anterior.

Press banca

Foto: jogger.co.uk

Agarra la barra, sácala de la pila y colócala sobre tu pecho sin dejar que está toque en él a que hará el ejercicio más fácil. Vuelve a empujar hacia arriba para conseguir una buena repetición.

Una contracción lenta en la fase descendente puede hacer trabajar las dorsales.

Cuádriceps

Las sentadillas son otro ejercicio que trabaja muchos de los músculos de las piernas necesarios  al nadar, como los cuádriceps, los tendones de la corva y los glúteos.

Separa los pies a la anchura de los hombros sin peso. Pon las manos a ambos lados de la cabeza como si estuvieras sosteniendo una barra. Mira hacia abajo, al hueco entre las puntas de tus pies, fijamente. Doble las rodillas para bajar el cuerpo.

Sentadillas

Foto: jogger.co.uk

Lo que debería pasar si sigues mirando ese punto es que tu espalda tendrá una ligera curva y empujarás tu trasero ligeramente hacia afuera. Esta es la posición en la que necesitas agacharte para hacerlo con seguridad.

Una vez que te sientas cómodo en esa posición pon la cabeza hacia adelante, no hacia abajo. Coge algunas pesas ligeras e inténtalo con la barra.

Agarra la barra con un agarre por encima de la mano.

Dobla las rodillas, mantén la espalda apretada y baja a la posición en cuclillas.

Sube con las piernas para volver a repetir.