A falta de 20 kilómetros para que terminase el segmento ciclista de Polar Cannes International Triatlon, la prueba masculina contaba con dos líderes claros: Javier Gómez Noya, a la postre ganador en meta, y el local Sam Laidlow, que a sus 19 años estaba tratando de tú a tú a uno de los mejores triatletas de la historia.

Lamentablemente, el francés tuvo que echar pie a tierra por una rotura de cadena en su bici. Lo que en condiciones normales hubiera supuesto el abandono, se convirtió en todo un acto de esfuerzo, sacrificio y tesón: Laidlow, compañero de club de Dorian Conicx, cargó la bici a cuestas y continúo la prueba corriendo. Alcanzó la T2 tras 5:39:41, cuando por ejemplo Gómez Noya necesitó 3:07:05, y rodaron juntos casi ochenta kilómetros.

Laidlow, que aparece como DNF en meta, completó los 20 kilómetros del último de los segmentos en 1:34, marca más que loable tras el esfuerzo acumulado.