Pues nos hemos quedado con las ganas. Hace unos días Jan Frodeno decidía, tras hablarlo con su entrenador Dan Lorang, ausentarse de la primera gran prueba del calendario, Ironman 70.3 Oceanside. En ella tendríamos que haber vivido el primer gran duelo de la temporada, el que le enfrentase con Lionel Sanders, pero nos vamos a quedar sin él. Para más inri, ayer supimos que el canadiense tampoco estará en la línea de salida.

«Pisé raro entrenando la semana pasada y agravé mis problemas con el nervio ciático. Está mejorando, pero no llego a tiempo para la carrera» escribió ayer el de Skechers en su cuenta de Instagram. «Me jode, pero a veces tienes que escuchar al cuerpo. La mejor de las suertes para todos los que compiten este fin de semana«.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

I am sad to announce that I have had to withdraw from Oceanside this year. I stepped funny on a run last week and aggravated my sciatic nerve. It is getting better but not in time for the race. Really sucks, but sometimes you have to listen to the body. Best of luck to everyone racing this weekend! #nolimits 📸@talbotcox

Una publicación compartida de Lionel Sanders (@lsanderstri) el

De esta manera el camino queda expedito para que Ben Kanute certifique su clasificación para el Campeonato del Mundo de Ironman 70.3. El norteamericano, que en sus cinco participaciones en pruebas de media distancia atesora un triunfo -Texas 2018- y dos podios -uno de ellos el del Campeonato del Mundo de 2017, ganado por Javi Gómez Noya-, pasa a ser el gran favorito a la victoria en ausencia de Frodeno y Sanders.

El mayor atractivo ahora, la prueba femenina

En ausencia de ambos, la única gran estrella que tomará la salida en tierras californianas será, por tanto, Daniela Ryf. La suiza, cuatro veces Campeona del Mundo de Ironman, lleva ya varios días en la zona, y pese a contar con Holly Lawrence, Sarah True y Heather Jackson como grandes rivales, no debería tener grandes problemas para imponerse en su debut de esta temporada.