A los 20 años, y tras algunos de ellos desconectada del deporte, se le cruzó el tren del triatlón por delante y decidió subirse. Once años más tarde arriesgó y jugó a ser profesional; corría el año 2015 cuando Sara Loehr (Vilafranca del Penedés, 1984) se proclamó Campeona de España de Media Distancia. Ese mismo año había ganado en Half Challenge Paguera-Mallorca y había estado a punto de hacerlo en Salou, Arenales y Zarautz, donde tuvo un mano a mano con Guru Frades. Era también su primera temporada en media distancia.

En tan solo tres años la catalana se ha convertido en un referente de la media distancia en nuestro país. La pasada temporada comenzó a dar el salto a pruebas internacionales y, aunque no empezó de la mejor forma, no bajó del Top 10. «La temporada no empezó del todo bien«, cuenta Sara quién tuvo que abandonar en Challenge Mogan por problemas mecánicos. «Aún así aprendí mucho de ese viaje en general».

En su primera participación en Ironman 70.3, en Barcelona, se hizó con una 4ª plaza y tan sólo una semana después ganó el Challenge de Salou. Después llegó una buena 5ª plaza en Ironman 70.3 Vichy y el cierre de año con la 2ª plaza en Cascais, detrás de toda una plata olímpica como Vanessa Fernandes.

Asegura que los buenos resultados de 2017 «no fueron cuestión de suerte, sino que el trabajo realizado y las ganas dieron sus frutos«. «Tengo claro que este es mi trabajo y mi obligación es hacerlo lo mejor posible», afirma la triatleta, que valora muy positivamente su rendimiento la pasada temporada. No tanto como el calendario, que le hubiese gustado planificar mejor «pero, como suele pasar,al final por el tema económico tienes que priorizar viajes».

2018: duatlón y Salou una vez más

«A la hora de hacer la planificación junto a mi entrenador, Rodrigo Torres, estuvimos mirando las posibilidades para esta temporada», comenta Sara, que reconoce también su gusto por la distancia corta. «Visto que hasta mayo no podíamos empezar con la media distancia, decidimos correr el campeonato de España de duatlón sprint y hacer una pretemporada diferente«. De momento ha sido campeona de duatlón de Cataluña, ganando también varias pruebas regionales y este domingo disputará el nacional de duatlón en Avilés, donde estará gracias a la victoria en el clasificatorio de Berlanga, siendo, además, una de las favoritas. «A partir de mayo vendrán los objetivos importantes de media distancia y, si podemos, alargaremos más la temporada».

Sara Loehr

Fuente: Sara Loehr

El pasado fin de semana volvió al Grand Prix francés, donde ya le hemos visto otros años. «Un circuito profesional, donde están los mejores», afirma. Allí estuvieron también Emilio Martín o Joselyn Brea, que ganó la prueba femenina en la que Sara acabó 6º.  «Cada equipo tiene un contrato con sus atletas, en mi caso tengo unos compromisos que está bien remunerados y es una manera de poder sentir que se valora tu trabajo«, quizá ese es uno de los motivos por los que cada año vemos a muchos de los nuestros en tierras galas.  «A parte de la gran experiencia que es poder vivirlo, es una ayuda para seguir con mi carrera. Este año estaré en el equipo Montluçon Trithlon, donde me trataron genial», afirma Loehr.

En mayo llegará Pamplona. «Quiero empezar corriendo en casa y hacerlo en una prueba que me trae muy buen recuerdo«, señala. «Después el Challenge Salou«, una prueba a la que la triatleta del Rockets le tiene el pulso bien medido. Allí ha subido al cajón en las tres últimas ediciones (las que ha participado). El año pasado, tras dos segundos puestos, por fin llegaba la victoria. «Correr en casa con tu gente siempre es un plus, así que es lo que creo que lo hace especial, creo que puedo decir que el tramo de carrera a pie es de las carreras que disfruto más, será por los ánimos de la gente, de los corredores… no se, me gusta esta carrera», explica.

El problema económico

El factor económico fue el que obligó a Sara Loehr a tomar la decisión de no acudir a The Championship, el campeonato del mundo de la franquicia Challenge al que había conseguido billete gracias a la victoria en Salou. «Los ingresos que tengo son de algún patrocinador y de lo que gano en las carreras, así que al final tengo que administrarme el presupuesto e ir a donde creo que esa carrera me pueda beneficiar. En Samorin (The Championship) me hubiese llevado la experiencia de correr con las mejores del mundo pero con pocos ingresos o ninguno a mas del gasto que comporta todo el viaje», explica la catalana, que pone de manifiesto la rabia que le produce tomar estas decisiones.

Sara Loehr

Fuente: Facebook Sara Loehr

«Sinceramente muy poca gente pude vivir del triatlón 100%, solo los top pueden decir que son profesionales», asegura. Sara, que siempre ha manifestado que su único sueño era poder vivir del triatlón explica que ahora sobrevive «con demasiado esfuerzo y poca recompensa». «Desde el punto de vista del atleta creo que hay muchas cosas a tener en cuenta que desde fuera no se ven. Como he dicho anteriormente me sostengo con los premios económicos que para llegar a poder ganarlos nadie te paga las horas de trabajo. ¿y si me lesiono? ¿Y si me pongo mala? No tienes garantías de nada. Hoy en día hay pocas o ninguna ayuda para poder desenvolver tu actividad con profesionalidad y tranquilidad sabiendo que tienes un respaldo», denuncia la catalana.

Pilares en el camino de Sara Loehr

Pese a todo, en este 2018 Sara tiene claro que su principal objetivo es «seguir al máximo nivel«. Para ello cuenta con el apoyo incombustible de Rodrigo Torres, entrenador y pareja: «Es fundamental para mi carrera, es una persona que se desvive por sus atletas para sacar el máximo rendimiento y tengo la suerte de tenerlo las 24 horas del día. Llevamos muy bien la relación pareja/entrenador y poder compartir con el mi carrera es un punto positivo«.

«Cuento con tres patrocinadores a los que estoy muy agradecida por el apoyo económico«, destaca. Tiene la suerte de contar como patrocinador «con una marca reconocida mundialmente como es On Running, donde esta será mi 3ª temporada con ellos», indica. «Como novedad para este 2018 se suma Tactic, una empresa textil de ropa de ciclismo principalmente y con un proyecto muy ambiciosos que saldrá en breve. Y por supuesto tengo la ayuda de Rockets A.E, mi club de triatlón que me aportan todo lo que necesito y es un gran apoyo para mi carrera».

La triatleta cuenta también con colaboradores como Vittoria Shoes, HUUB, Clifbar, Cincsport, Xaviermor y Rothar.

Pensando en el futuro

«No descarto hacer larga y si alguna vez tuviera la suerte de contar con ayuda para poder estar en Hawaii, no lo descarto tampoco. Es una opción muy costosa y es por eso que lo tengo apartado», explica la trialteta, que vuelve a dejar entrever las dificultades económicas de este deporte. «Todo lo que hago me gusta hacerlo al 100%, hacer por hacer sin ningún objetivo no me motiva». Lo que si tiene claro es que quiere seguir por aquí mucho tiempo. «Me veo (en un futuro) haciendo triatlón o cualquier deporte relacionado, sea profesionalmente o como hobby». De momento se conforma con su día a día: «Para mi poder estar haciendo lo que más me gusta ya es un sueño. Voy a disfrutar de este regalo hasta que se acabe«.