Oxígeno es lo que necesitó la nadadora sueca Sarah Sjöström para hacerse con la medalla de bronce en la prueba de los 200 metros libres. La estrella sueca de la natación, siete veces campeona del mundo y olímpica ya ha ganado una plata y un bronce esta semana en Gwangju, la plata la ganaba en la prueba de los 100 metros mariposa, distancia en la que no había perdido el oro desde 2013, y el bronce lo ha conseguido en los 200 libres. A sus 25 años, Sjöström ya ha dicho varias veces que es una prueba en la que no participará más, al ser una distancia complicada de encajar en una agenda ya de por sí abarrotada.  Incluso esta primavera, Sjöström indicó que probablemente no nadaría los 200 libres en los Mundiales: «Ya no tengo 15 años, me resulta difícil participar en varias pruebas», dijo en aquel momento.

En algún momento, sin embargo, su decisión cambió. Y la nadadora sueca quiso volver a los 200 metros libres para terminar en 1:54.78 y hacerse con el bronce del Campeonato del Mundo. La misma Sjöström publicaba en su Instagram una foto en la que muestra al personal médico que la atendió después de la final de los 200 libres. En la imagen, Sjöström aparece tumbada en una camilla recibiendo oxígeno a través de una máscara de oxígeno.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Feels after 200m freestyle! Right!? 😳😂 FYI I’m fine now… And super happy with my bronze 😍

Una publicación compartida de Sarah Sjöström 🇸🇪 / ⭐ Swimmer (@sarahsjostrom) el

Federica Pellegrini, la gran protagonista

Si hay una nadadora que brilló con luz propia en la final del 200 libre, ésa fue la veterana nadadora italiana Federica Pellegrini. Casi con 31 años, la italiana se ha convertido en la campeona mundial de 200 libre más longeva de todos los tiempos y se ha colgado su cuarto oro mundial en esta distancia.

Pellegrini nadó en 1:54.22, lejos de su récord mundial femenino conseguido en 2009 con bañador de goma (1:52:98), pero volvió a demostrar que es la más rápida con el paso del tiempo. Ya solo le queda un objetivo y es cerrar su carrera en los Juegos Olímpicos de Tokio con el oro. “El 200 libre de mi vida sería en un tiempo de 1:54.00”, dijo. “Espero poder conseguirlo en Tokio”.