¿Cuántas veces se nos han dormido las manos en la bicicleta? Este es uno de los problemas habituales que se presentan al montar en bici y que se ha tratado en numerosas ocasiones. Pero al igual que las manos,  es frecuente que se adormezcan los pies (incluso en ocasiones sintamos mucho calor). De este tema vamos a hablar en este artículo. Daremos algún consejo u orientación sobre cómo actuar para evitar que ocurra y que tratamiento puede sernos de utilidad.

En primer lugar y como es habitual cada vez que escribo un artículo, decir que en la biomecánica cada día aprendemos algo nuevo, no tengo la razón absoluta y seguro que con vuestras opiniones y experiencias podré seguir aprendiendo y sobre todo valorando más datos.

Ante el adormecimiento de los pies hay que distinguir y averiguar que parte del pie se duerme ya que dependiendo de la zona  afectada podremos saber sobre que punto centrar nuestra atención y así tratar de obtener un diagnóstico acertado. Saber si lo que se duerme es el antepie, el lateral externo, la planta en su totalidad o simplemente el primer y segundo dedo ya nos orienta y nos informa sobre la zona afectada.

Al igual que debemos saber que zona del pie afectada, hay que buscar el origen de dicho adormecimiento. Únicamente hablaré cuando el problema reside del tobillo hacia los dedos del pie, ya que en mi caso que de ciclismo solo conozco el sufrimiento de salir a entrenar y tres nociones básicas no entraré a valorar la posición del cuerpo sobre la bici debido a su geometría, ya que en el ámbito de la biomecánica del ciclismo hay especialistas que se dedican en exclusiva a ese tema y son, en mi opinión, quienes mejor nos pueden aconsejar

Foto: Flickr // Tri Finish Münster

Foto: Flickr // Tri Finish Münster

Voy a tratar de explicar el signo/ síntoma y en función de ellos hablar del posible origen y posibles tratamientos.

Adormecimiento de la zona externa, interna y/o plantar del pie

En ocasiones sentimos dolor, quemazón, acorchamiento, calambres, pérdida de sensibilidad y otros síntomas similares en esta zona, en multitud de casos se debe a una compresión de los nervios que pasan entre el maléolo peroneo y el calcáneo ( si el adormecimiento es de zona externa) del nervio tibial posterior (molestias en zona interna).

En este caso la solución suele ser tan simple como modificar la posición del retropié en el pedal aumentando el espacio entre las estructuras óseas para que el paquete nervioso que pasa por la zona no se vea comprimido. Esta solución se puede obtener de varias formas, mi consejo como podólogo y como sufridor de largas tiradas en bici es que se coloquen bajo las calas cuñas que posicionen el pie de la manera menos lesiva para los nervios, no recomiendo las plantillas para tratar este problema debido entre otras cosas a la rigidez de la zapatilla de ciclismo que de por sí ya coloca el pie en una posición difícilmente modificable desde dentro de la misma.

Adormecimiento plantar desde cabezas metatarsales a dedos

Suele originarse casi siempre por dos motivos:

En primer lugar un aumento de las presiones en la zona de antepié donde las cabezas de los metatarsianos presionan estructuras y afectan a los nervios que pasan entre dichos huesos. Esta compresión hace que el impulso nervioso no llegue adecuadamente a la zona digital al verse interrumpido y genera un adormecimiento sobre todo de los dedos e incluso sensación de calor o de quemazón en la zona (similar a la sintomatología de un neuroma).

Para este caso si recomiendo elevar mediante una plantilla las cabezas de los metatarsianos restando presión sobre la almohadilla metatarsla y descomprimiendo esa zona. Hasta ahora ha sido el tratamiento que he llevado a cabo y de momento con resultados positivos. También es recomendable cambiar la posición de la cala tratando de modificar la zona de presión de la misma en la pedalada.

En segundo lugar, el otro motivo es extensible al explicado en el punto anterior, compresión nerviosa en retropié que afecta a estructuras plantares y distales del pie, la solución recaería en modificar la posición del pie sobre el pedal.

Sebastian Kienle ciclismo ironman

Foto: Flickr // Bahrain Endurance 13

No debemos olvidar que los nervios que pasan por el pie tienen un origen a nivel vertebral y en ese caso la solución puede estar en la posición sobre la bicicleta.

Resumiendo y simplificando, casi siempre el adormecimiento de los pies se debe a la presión de estructuras óseas a diferentes niveles sobre paquetes nerviosos y su tratamiento es tan simple, a priori, como descomprimir la zona. Ahora bien, lo difícil y lo que requiere conocimientos es saber cómo, cuanto y qué descomprimir.

Como siempre, cualquier aclaración, duda u opinión estaré encantado de conocerla y si es posible, solucionarla por mail [email protected] o en mi página de Facebook .

Que no nos quiten el privilegio de cuidarnos hasta que no sea realmente necesario.