Ayer Sebastian Kienle logró por tercera vez en su carrera coronarse Campeón de Europa de Ironman, tras los títulos de 2014 y 2016. El alemán cruzó la meta del Ironman de Frankfurt en primera posición con un tiempo de 7:41:42, lo que supone la cuarta mejor marca de la historia en la distancia Ironman, detrás de la de Jan Frodeno de Roth 2016, Tim Don en Brasil 2017 y Andreas Raelert en Roth 2011.


¿Os habéis fijado en la entrada en meta? En el cambio de normativa que Ironman llevó a cabo en febrero de 2017, hace solo cinco meses, se especifica que los trimonos o tops solo podrán tener la cremallera delantada bajada hasta el punto en el que acaba el esternón, a la altura del apofisis xifoides. Esta normativa está disponible en la web de Ironman y, textualmente, dice:

En un esfuerzo por mejorar la normativa que prohibe el torso desnudo en bicicleta y la carrera a pie y adaptarlo al reglamento general, los uniformes con cremallera delantera no podrán abrirse por debajo de la zona del esternón. Si no se resuelve la situación lo antes posible, el atleta será descalificado.

sebastian kienle running ironman frankfurt

Foto: Ironman

Como se puede ver en las imágenes, Kienle entra en meta con la cremallera completamente bajada y casi llegando al ombligo. Tiene su lógica. Ayer en Frankfurt hacía un calor sofocante -se llegaron a alcanzar los treinta y cinco grados, casi como en la edición de 2015- y es más que posible que le sobrase toda la ropa. Pero la norma está ahí y nos guste o no, está para ser cumplida.

Dicho ésto, a nosotros la norma nos parece completamente absurda, más si cabe que no tiene influencia ninguna en el tiempo final. Entiendo que tenga un fin estético, pero con esfuerzos de este calibre a altas temperaturas, el triatleta quiere ir lo más cómodo y aireado posible. Sin ir más lejos, en un half o en un olímpico en pleno mes de julio este gesto te da la vida. En ciclismo nadie discute cuando en las durísimas etapas de montaña los profesionales se bajan la cremallera del maillot, buscando refrescarse. ¿Por qué tendríamos que protestar o sancionar que lo hagan los triatletas?