Cruzar el lago más largo de Europa ya es difícil, pero cruzarlo nadando a mariposa, es de nota. Pues esto es lo que hicieron seis nadadores el pasado mes de agosto empezando la travesía desde Bouveret, una localidad perteneciente a la comuna suiza de Port-Valais hasta Les Pâquis, situado en el cantón suizo de Genève. El lago Léman, también conocido como el lago de Ginebra, es el lago más largo de Europa Occidental, con una longitud de 72 kilómetros y 12 kilómetros de anchura y está situado al norte de los Alpes, entre Francia y Suiza.

El tiempo total de estos seis nadadores, entre los que también había alguna nadadora, fue de 24 horas y 42 minutos en casi 80 kilómetros de recorrido. Hace dos años ya lo habían intentado y no pudo ser, los vientos desfavorables les obligaron a abortar el intento de récord, pero esta vez sí lo consiguieron aunque tuvieran que nadar a mariposa más de un día entero.

 

Si has probado alguna vez a nadar más de 100 metros a mariposa, seguro que entiendes el esfuerzo de estos nadadores. La mariposa es un estilo similar al crol en cuanto a la cantidad de músculos que trabajan, pero exige mucha más fuerza para sacar el cuerpo del agua. Por eso, no todos los nadadores están capacitados para él. A la vez, el estilo donde se queman más calorías por el trabajo anaeróbico que se realiza. Si normalmente se pueden llegar a quemar unas 900 calorías en sesiones de natación de una hora, calcula lo que pudieron desgastar estos tres nadadores de ultrafondo durante las más de 24 horas que estuvieron nadando a mariposa hasta cruzar el lago Léman.