Solo ha habido una representante femenina de Irán en triatlón, su nombre es Shirin Gerami, y esta semana ha demostrado que está prepara para el gran reto, el Campeonato del Mundo de Ironman, disputado ayer 8 de octubre. Muchas de sus competidoras competían con el cuerpo tapado con neopreno durante el trascurso de la natación, pero Shirin Gerami tenía que completar todo el recorrido con hijab. Así se lo ha exigido la Federación de Triatlón Iraní para que pueda representar a su país.

Las leyes iraníes dicen que la mujer debe respetar siempre el “dress code” islámico y llevar puesto “una apropiada hijab. Aunque el término no está claramente definido, viene a decir que cabeza y cuello deberán ir cubiertos con un velo y vestir discretamente, escondiendo brazos y piernas.

La joven iraní de 28 años empezó a practicar triatlón como afición durante su último año de estudio en la universidad de Durham, en Inglaterra. Una amiga le animó a participar en el London triathlon representando a Irán.

triathelete_3

Shirin Gerami con su particular vestimenta

“Les llamé y les dije, soy iraní, vivo en Londres y me gustaría saber si es posible representar a mi país”. La federación iraní de triatlón respondió con varios “noes”. Le dijeron que no por motivos de “sensibilidades”, y que no apoyaban la mujer en triatlón.

“Respondí diciendo: la razón principal que argumentáis para que una mujer no pueda representar a Irán en triatlón es por la ropa. Así que dejadme que busque equipación y encuentre una solución”.

Gerami no lleva normalmente hijab. Pero pensó que sería buena idea buscar equipación deportiva que pasara el corte de la federación iraní, y así más mujeres pudieran representar a su país en pruebas de triatlón internacionales.

“Si la ropa puede facilitar el camino para que otras mujeres puedan participar en el deporte, creo que no es una barrera infranqueable” dijo. “Estoy segura que podemos encontrar prendas que no reduzcan nuestro nivel de rendimiento. No sé cuánto me va a llevar esto, pero estoy decidida a descubrirlo”.

En su primera prueba, que tuvo lugar en 2013, le llevó meses encontrar algo que la federación iraní de triatlón aprobara. Y todo, por no definir claramente qué era “apropiado”. Gerami envió por correo varias fotos con prendas diversas que eran un mix de ropa masculina de manga larga para ver cuál era la respuesta. Incluso se desplazó a su país para verse en persona con la federación iraní y discutir qué prendas valían y cuáles no. No obtuvo el permiso definitivo hasta el día anterior a la prueba.

“Me tiré al suelo después de colgar el teléfono y me puse a llorar”, dijo. Con esa primera prueba, las cosas cambiaban para Gerami.

“Mujeres de todas partes del mundo contactaron conmigo para decirme que soñaban con hacer algún triatlón, pero nunca pensaron que fuera posible”, dijo Gerami.

La Federación iraní de triatlón y el Ministerio de Deporte iraní hablaron sobre la posibilidad de crear un equipo de triatlón femenino, pero por ahora la respuesta es negativa. Las mujeres iraníes pueden representar a Irán en duatlón, lo que implica correr y bici, pero Gerami ha abierto el camino para el triatlón.

shirin

“Me dijeron que me permitían continuar representando a mi país, pero por ahora soy la única triatleta femenina”, dice.

Gerami practica triatlón full-time. Trabaja con una larga lista de marcas que le permitan adaptar su ropa a las exigencias. La competición de este fin de semana será la última prueba de sus capacidades y de su ropa.

“La principal y mayor preocupación para ella en Hawaii es mantenerse bien refrigerada. Probablemente la temperatura será alta y la humedad un 70 por ciento, y estará cubierta desde el tobillo hasta la muñeca y hasta la parte superior de su cabeza”, ha dicho Chris McDonald, un triatleta propietario de la marca de ropa BSR Apparel. Ha participado cinco veces en el Ironman de Kona y ha trabajado junto a Gerami para diseñar su ropa de carrera y bici, que tiene que cubrir el pelo, cuello, brazos y piernas. La lucha contra las rozaduras  es un hecho.

liv

 

Para la natación, ha utilizado un traje de baño, un gorro y una especie de bata que se pondrá una vez salga del agua. En la bici, un traje con una capucha blanca unida y una media falda para cubrir su parte trasera. Esto lógicamente, acabará rozándole, pero es un imperativo que hay que cumplir. Así que solo tenemos que conseguir que esta cobertura cumpla todos los criterios de la federación y roce lo menos posible, dice McDonald.

Para la carrera, ha utilizado un mini-vestido en la parte superior. Gerami suele entrenar a veces con esta ropa. Cada prenda que utiliza busca un equilibrio entre esconder la piel y mantenerla fuera del sobrecalentamiento. Incluso la elección de la tela puede ser importante. El color azul claro mantiene a raya el calor, y el estampado de cachemir, esconde las curvas.

Hasta hoy al equipo le faltaba algo, la bandera iraní. “Dejamos de poner la bandera en la ropa porque no tenía la aprobación de Irán”, dijo McDonald.

El miércoles, llegó la aprobación, sólo 3 días antes de la prueba. Gerami dijo que valió la pena esperar.

En Irán hay señales por tardes partes recordando que cubrirse o usar el hijab no es un obstáculo para nada, y es algo que comparto cien por cien. Lo que llevas no define quién eres y lo que puedes conseguir. Es solo un trozo de tela, dice Gerami.

Si Gerami puede con esto, quizá los futuros atletas podrán centrarse en entrenar en lugar de preocuparse en lo que van a ponerse el día de la prueba.

Y, para terminar, su marca en Kona, 13:11:07. ¡¡Mucho mérito tiene esta mujer!!!

screenshot_20161009-155541

Fuente: npr.org