Peter Sagan se coronó el pasado domingo como ganador de la edición número 106 de la París-Roubaix. Fiel a su estilo, el ciclista eslovaco superaba en un mano a mano final en el velódromo de Roubaix al suizo del Ag2r, Silvan Dillier, protagonista de la primera escapada y compañero de viaje de Sagan durante los últimos 53 kilómetros.

Era uno de los mayores logros para el campeón nacional suizo de 27 años, Silvan Dillier. Nada más y nada menos que terminar por detrás de uno de los ciclistas más fuertes del pelotón en estos momentos, nada más y nada menos que Peter Sagan.

Dillier protagonizó una de esas carreras para enmarcar hasta convertirse en el compañero de escapada durante la última parte de la clásica de las clásicas, pero a pesar de llevar ya una victoria en el Giro de Italia de 2017 y contar con una medalla de plata en el Campeonato Mundial de Ciclismo en ruta de 2017 en la prueba de contrarreloj por equipos, el suizo no pudo con el eslovaco en la meta del velódromo de Roubaix. Sagan es mucho Sagan, pero la carrera de Silvan Dillier ahí queda registrada para la historia.

Los datos del “Morning Ride” de Silvan Dillier

¿Os imagináis un segundo puesto en la París-Roubaix y no cambiar el nombre en Strava? Pues esto es lo que ha hecho Dillier, que humildemente ha subido el recorrido a Strava con el nombre de “Morning Ride” o “Paseo matutino”. Aun así, vamos a resaltar algunos aspectos interesantes que hemos analizado de su “morning ride”.

El suizo recorrió los 266 kilómetros de recorrido, 54 de ellos por tramos adoquinados, con una media de 42 km/h. Durante todos esos kilómetros fue capaz de conseguir dos KOM y un tiempo total de seis horas, 15 minutos y 14 segundos. La velocidad máxima la alcanzó en los primeros ataques de la París-Roubaix alcanzando los 71,3 km/h. La velocidad cayó drásticamente hasta los 35,7 km/h por las durísimas condiciones que presentaba el pavé ese día.

Su escapada en solitario con Peter Sagan queda claramente registrada en Strava, ya que el ciclista del Bora-Hansgrohe le ayudó a disparar la media durante los últimos 50 kilómetros de carrera, así como conseguir el KOM en el tramo final de pavé en Hem.

sagan paris roubaix

Foto: ASO // B.Bade

Ya dentro del velódromo de Roubaix, Dillier y Sagan empezaron a jugar al ratón y al gato a una velocidad de 40 km/h, así hasta que el eslovaco arrancó en el sprint. Dillier alcanzó los 63 km/h en su intento de coger a Sagan, aunque su arranque no fue suficiente.

A todo esto hay que añadir que el suizo protagonizó una escapada de 215 de los 266 kilómetros totales, luchando con todos sus compañeros de escapada para no ser absorbido por el pelotón. Dillier, que fue convocado en último momento por su equipo, se había roto el dedo cinco semanas antes en Strade Bianche y no contaba entre los aspirantes a la victoria final. Después de ver los datos de su Strava del magnífico “morning ride” que hizo, solo podemos darle kudos.