La etapa undécima del Giro de Italia, con final en Osimo, ha sido sin duda alguna una de las mejores que se han podido ver a lo largo de esta temporada. El británico Simon Yates, actual maglia rosa, ha lanzado un durísimo ataque a poco menos de dos kilómetros del final, en una durísima e infinita rampa, al que solo ha podido seguir el holandés Tom Dumoulin.

En meta el británico se hacía con la victoria con tres segundos sobre el de Sunweb. Es su segundo triunfo en esta edición, además del que regaló a su compañero Esteban Chaves.

En la retransmisión de Eurosport Javier Ares le decía a Alberto Contador que le gustaría saber los datos de potencia y las pulsaciones a las que el de Mitchelton-Scott había subido la última rampa. Pues bien, Velon no tiene la cifra, pero sí los datos de potencia, y son simplemente asombrosos: durante un minuto y seis segundos Yates ha movido 560 watios, con un pico máximo de 950 watios.

Teniendo en cuenta que Yates mide 173 centímetros y pesa aproximadamente 57 kilos, esto supone haber subido la última rampa a nada más y nada menos que a 9’82 watios / kilo.

De locos.