El miércoles nos hacíamos eco de una triste noticia vivida en la primera etapa de la Vuelta a San Juan, que se está disputando estos días en tierras argentinas: Iljo Keisse, corredor de Quick Step, era denunciado por una camarera por acoso sexual. Según informó Telesol, ella les atendió en la terraza, conversó y finalmente se hizo una fotografía para enseñar a sus compañeros de trabajo. A tenor de la foto, se ve al ciclista belga en una actitud muy poco decorosa.

Dada la gravedad, la noticia ha corrido como la espuma, y una de las marcas patrocinadoras del equipo, Specialized, ha sido de los primeros en responder, teniendo en cuenta que ni desde el equipo, ni desde Deceuninck, patrocinador principal, ha habido ningún tipo de respuesta contundente. Esta mañana se ha emitido un comunicado, pero bastante tibio.

Specialized se toma muy en serio este tipo de asuntos. Estamos trabajando con el equipo para reforzar las expectativas de todos los corredores patrocinados“, han dicho desde la cuenta oficial de twitter de Specialized en respuesta a un aficionado que les pedía su opinión al respecto del caso.

La conversación ha continuado, saliendo a colación las palabras de Patrick Lefevere, mánager general del equipo, al respecto de la polémica: “Keisse ha pagado una multa de setenta euros y la policía ha cerrado el caso. Y la mujer continúa hablando del tema. ¿Qué quiere? ¿Más dinero?“. Desde Specialized la postura ha sido clara: “No compartimos en absoluto estas declaraciones“.

Por su parte el ciclista, viendo la dimensión tomada por el caso, se ha disculpado finalmente en twitter:

Pese a ello, finalmente Pedal Club Olimpia ha decidido expulsarle de la carrera, por “un comportamiento que atenta al honor y la reputación de la Vuelta a San Juan, la UCI y el ciclismo en general“.