Sue Reynolds es una triatleta estadounidense nacida en 1953 que llegó a este deporte siendo todavía obesa y estando completamente fuera de forma. Cuando decimos obesa, estamos hablando de llegar a pesar 152 kilos. Desde su primer triatlón en 2013, que terminó en último lugar y todavía con sobrepeso, han pasado muchas cosas en su mente y en su cuerpo. Para empezar, ha adelgazado más de 90 kilos y ha terminado siendo una de las 10 mejores triatletas de su grupo de edad en el Campeonato Mundial de distancia sprint.

En un principio, Sue se enamoró del triatlón porque le dio un sentido a todo el ejercicio que tenía que hacer para adelgazar. En un periodo de dos años y medios y gracias a la motivación, Reynolds había perdido algo más de 90 kilos sin caer en la monotonía del ejercicio en gimnasio. El entrenamiento específico para triatlón le hizo sentir como si tuviera 50 años menos. Cumplidos los 60 dice, fue muy divertido volver a ser un niño y gritar mientras hacía su primer descenso en bici a toda velocidad.

Sue Reynolds

Este año se ha estado preparando, un vez más, para los Campeonatos Nacionales de triatlón por grupos de edad en Estados Unidos, que se disputaron en distancia sprint la semana pasada en Cleveland, así como para la Gran Final del Mundial ITU de triatlón en Gold Coast que se disputará en Australia. Ha estado clasificada ya cuatro veces para la Gran Final del Mundial ITU, con una sexta posición conseguida el año pasado en Rotterdam como mejor puesto.

Durante los meses de otoño e invierno, su entrenamiento diario se basa en construir una base sólida de acondicionamiento físico y desarrollar fuerza. A finales de la primavera, comienza a incluir intervalos más intensivos. Ha competido ya en cuatro pruebas esta temporada como entrenamiento para prepararse los Nacionales y el Mundial.

Sue Reynolds

Sue Reynolds

Desde que Sue Reynolds hizo pública su historia de cómo el triatlón cambió su vida, son muchos los medios de comunicación que se han interesado por ella y muchas las personas que han encontrado en Sue una fuente de inspiración y motivación. Bajar peso suele ser una experiencia desesperanzadora y esta triatleta estadounidense está muy orgullosa de que su historia sea una prueba de que se puede hacer ejercicio cuando se es obeso y se puede perder 50 kilos o más sin medicamentos ni cirugía.

Los falsos mitos sobre el triatlón para Sue Reynolds

Reynolds se enfrente a diario a falsos mitos sobre el triatlón que tiene que desmentir con argumentos para la gente que piensa que nunca podría hacer uno. El primero de ellos es pensar que la única distancia en triatlón es la distancia Ironman. Pero ya se encarga ella de explicar que, al igual que en el atletismo, en triatlón hay diferentes pruebas y que empezar por un sprint puede ser lo más acertado. Otro malentendido muy común es pensar que hay que ser rápido. Hago hincapié, dice Reynolds, en que para la mayoría de la gente, los deportes de resistencia tienen que ver con terminar, no con competir. Puedes ir tan despacio como quieras, sólo tienes que nadar tranquilamente, terminar la bici y trotar o caminar despacio. En mi primer triatlón, dice, ¡me peiné y hasta me comí un sándwich después de nadar! Llegué en último lugar, pero me sentí como si hubiera ganado el Maratón de Boston. Estaba tan orgullosa de lo que había hecho. Cruzar la línea de meta de tu primer triatlón es algo increíble!

Sue Reynolds

Sue Reynolds

La tercera idea falsa es que tienes que ser un buen nadador. En muchos triatlones locales, la natación se ha acortado a 400 a 500 metros para ayudar a las personas principiantes, incluso se puede elegir el estilo (braza, espalda…) Hay kayaks a lo largo de todo el recorrido de natación, e incluso se permite agarrarse a ellos para descansar en el camino.

Aunque esta mujer anima a practicar triatlón allá por donde va, lo que está claro es que su estado de forma actual y todo lo que ha conseguido hasta la fecha es la mejor carta de presentación para aquellas personas que tienen en mente debutar algún día en este increíble deporte.

Fuente: teamusa.org