Para mí, la gran noticia del fin de semana y que esperaba con ganas desde hace mucho tiempo, fue que Tamara Gómez volvió a correr un triatlón” escribía esta mañana Vicente Hernández a través de su cuenta de Instagram. “Se lo ha ganado, por todo el trabajo puesto y su actitud decidida para volver a hacer algo que le apasiona cuando todo se pone cuesta arriba“.

La ilicitana pone punto y final a una larga lesión que le ha mantenido fuera de la competición desde principios de marzo de 2016. Por entonces, lo que a priori parecía una lesión sin más, que le hacía renunciar a las Series Mundiales de Abu Dhabi, se convertía unos días después en fractura de vértebra y un adiós inesperado a la clasificación olímpica. Desde entonces, todo un calvario de caídas, recaídas y operaciones que culminaban el pasado mes de noviembre de 2018 cuando, junto a su fisioterapeuta José Antonio Bodoque, completaba el segmento de bici del Duatlón Cross de La Roda, en su versión por parejas.

Pero por fin este fin de semana pasado, como comentaba Chente, a la competición con todas las de la ley. Ha sido en Fuerteventura, donde se imponía en la segunda edición del Triatlón de Gran Tarajal, disputado bajo distancia sprint. Por cierto, en la distancia olímpica el triunfo fue para Víctor González, socio del Triatlón Pisuerga.

A partir de ahora, es de imaginar que Tamara se centre en volver a participar en pruebas internacionales. Su última competición fue en Tongyeong, Corea, cuando en noviembre de 2015 se hacía con la undécima posición. Esperemos que próximamente le veamos con el trimono de la selección.