La Barkley Marathons, la prueba de resistencia más dura del mundo con 160 kilómetros de carrera y 20.000 metros de desnivel acumulados con el límite de sesenta horas comenzaba en la madrugada del viernes al sábado. El aumento del desnivel extremo, la importancia de la navegación y las condiciones impredecibles hacen de esta prueba, un verdadero infierno. Y por ahora, la prueba no está defraudando a nadie, ya que el frío y la lluvia torrencial ha hecho acto de presencia en esta nueva edición de una prueba mítica que se celebra desde 1986.

Los 40 corredores admitidos por el icónico Lazarus Lake fueron citados una vez más en el cámping del parque estatal Frozen Head y, Lazarus hizo sonar la caracola y encendió el cigarrillo que daba la salida a la edición número 33 de la Barkley Marathons.

Tan solo 17 corredores de los 40 iniciales tras la primera vuelta

Como muchos de vosotros ya sabéis, el recorrido consta de cinco vueltas, sin marcar, de navegación libre por parte de los corredores, en el que deben encontrar libros escondidos y arrancar páginas que entregarán como prueba al organizador de la carrera, Lazarus Lake. En mitad de cada vuelta, los participantes de la Barkley Marathons pasan de nuevo por el cámping. “Laz” les hace tocar una valla amarilla y les pregunta: ¿Sigues? Si la respuesta es no, se toca una marcha fúnebre con una corneta y mientras los espectadores acompañan la marcha con la mano en el pecho.  Si la respuesta es sí, entonces continúan para terminar el reto de las 60 horas en el infierno.

Tras la primera vuelta, tan solo 17 corredores continúan en carrera y afrontan la segunda vuelta en unas condiciones climatológicas que nada tienen que ver con el calor inicial con el que se daba la salida. El triatleta John Kelly, que en 2018 debutó como pro en Ironman Arizona, Guillaume Calmettes y Jamil Coury eran los corredores que lideraban la prueba al paso por la primera vuelta y los que más probabilidades tenían por ahora de terminar, pero todavía queda mucha carrera por delante. Por su parte, dos mujeres están ya en la segunda vuelta, la canadiense Stephanie Case y la británica Nicky Spinks.

Hace tan solo una hora John Kelly es el primer corredor en terminar la segunda vuelta en 21:02:54. Un tiempo que se aventaja como muy complicado para terminar las cinco vueltas en el máximo de 60 horas que se permite. Además, el clima está siendo extremo, con mucho viento y nieve en las cimas. Habrá que esperar a ver hasta dónde es capaz de llegar este triatleta que fue el único capaz de terminar la edición de 2017.

John Kelly

John Kelly y Lazarus Lake en Frozen Head

Jared Campbell, 3 veces finisher de la Barkley Marathons, retirado por esguince

Jared Campbell, uno de los atletas más conocidos en Estados Unidos con una sólida carrera en la ultradistancia por montaña y el primer corredor de la historia que termina tres veces la Barkley Marathons, ha tenido que retirarse por una lesión en un tobillo. Campbell completaba el recorrido de 160 kms en 2012 , 2014 y 2016.

A juzgar por las imágenes que él mismo publicaba, las cosas no siempre salen como uno tiene pensadas. Y en esta nueva edición, en la que todo apuntaba a que era uno de los principales favoritos para terminar la prueba, no ha podido ser. “La Barkley es sobre todo un reto mental. La única forma de completar las cinco vueltas es estar comprometido mentalmente. No se trata de ver cómo te encuentras. El dolor está garantizado y las últimas 20 o 30 horas son un suplicio. Tienes que estar preparado para sufrir” , decía Campbell en 2016.

 

sfsfdfd