Este sábado se celebra una nueva edición del Campeonato del Mundo de Ironman 2017, posiblemente la cita más importante de todo el calendario triatleta a lo largo del año. Daniela Ryf y Jan Frodeno, junto al resto de PROs y todos los participantes en Grupos de Edad, lucharán por alcanzar la meta en Kailua Bay, con una organización detrás controlando en todo momento para que nada falle.

¿Qué supone organizar una prueba de este calibre? ¿Cuánto hay que invertir? ¿Qué se necesita? El despliegue de medios de Ironman es, simplemente, alucinante: aquí tenéis el listado de material que la organización emplea para que la prueba salga adelante:

  • 343.000 vasos de papel.
  • 56.000 esponjas.
  • 8.000 bidones para la bicicleta.
  • 1.800 metros de malla.
  • 21.000 imperdibles.
  • 18.486 bolsas de corredor.
  • 407 mesas.
  • 4.000 sillas.
  • 3.500 toallas.
  • 3.000 pulseras.
  • 1.400 metros de vallas.
  • 1.200 cubos de basura.
  • 2.400 gorros de natación.
  • 2.400 dorsales.
  • 2.400 pegatinas para la bicicleta.
  • 52 botes de vaselina.
  • 103.179 botellines de agua.
  • 16.536 latas de refresco.
  • 6.880 litros de soda.
  • 39.288 botellas de Gatorade.
  • 86.000 kilos de hielo.
  • 28.560 tazas de caldo de pollo.
  • 13.008 geles de GU.
  • 11.009 barritas energéticas
  • 75 cajas de plátanos
  • 63 cajas de naranjas
  • 1.350 panecillos.
  • 147 libras de pretzels.
  • 12.888 latas de Red Bull.
  • 30.000 espectadores.
  • 5.000 voluntarios.
  • 2.350 triatletas.
  • 350 periodistas.
  • 150 policías.
  • 5 speakers.
  • 200 teléfonos moviles.
  • 9 máquinas de fax.
  • 55 motocicletas.
  • 50 tablas de surf.
  • 50 furgonetas.
  • 25 lanchas.
  • 20 camiones.
  • 25 coches.
  • 2.350 medallas de oro.
  • 10.000 programas de la prueba.

Recuerda que si quieres estar al tanto de toda la actualidad del triatlón, puedes recibir nuestras actualizaciones en telegram: https://t.me/ptriatlon