Hemos oído muchas veces eso de que “hay que saber correr”, o la frase típica de que “entrenamos para correr” pero no todos de los que cada fin de semana se pone un dorsal para correr cualquier triatlón o carrera se toma en serio la importancia de la técnica de carrera.

¿Corremos siempre igual?

No. No es lo mismo el gesto que tenemos corriendo en la salida de la prueba que cuando llevamos 40 kilómetros de la maratón de un Ironman. Todo cambia.

Y, ¿por qué cambia?

El factor limitante es la fuerza. Siempre les digo a mis entrenados que al final todo se basa en la fuerza y en el tiempo que somos capaces de mantener un estado de fuerza. Así, una carrera de ciclismo la gana el que es capaz de mantener más fuerza (entendida como potencia), consiguiendo ir más rápido, durante más tiempo. Y una carrera a pie pues igual, la gana el que es capaz de aplicar más fuerza en cada zancada generando más velocidad durante más tiempo.

Entendedme, hablo de fuerza pero en todo caso habría que tener en cuenta tanto la economía de carrera o factores también limitantes como son el rozamiento o la aerodinámica y el drafting.

Técnica de carrera

Foto: Facebook // Impulsa tu físico

Relacionado: La aerodinámica en el ciclismo

¿Qué debo entrenar para estar fuerte más tiempo?

Debemos unir siempre el fortalecimiento con el aprendizaje. Ya os hablaba en otra entrada sobre la importancia de la postura no sólo durante las fases de apoyo en la carrera a pie, sino también durante la fase de suspensión.

Relacionado : La postura: Cómo mejorar tu técnica de carrera

Es importante por tanto hacer ejercicios para fortalecer y calibrar los músculos de la cadena de suspensión y otros para  la cadena muscular estabilizadora. El sistema muscular locomotor permite el movimiento y avanzar  mientras que el sistema muscular estabilizador (activo y motor ) mantiene la postura.

Lo que conocemos como musculatura pequeña , unido al conjunto ligamentario, consiguen mantener la posición de los huesos, de unos con otros, de sus articulaciones, y hacen que no se desestabilice la estructura musculo-esquelética que estamos usando en la carrera a pie.

¿Qué le pasa a mi cuerpo con el paso de los kilómetros?

Pues que esa pequeña musculatura deja de funcionar, se queda “sin fuerza”. Así, las articulaciones se desestabilizan y las uniones de huesos y conjuntos articulares dejan de estar “sostenidos” por los elementos que la mantienen en su posición ideal.

Relacionado: Por qué no debes correr de talón

Un esqueleto por si solo es una estructura inestable, en eso no hay duda, y por eso necesita del resto de mecanismos para mantenerse en su sitio.

Con el paso de los kilómetros y con la fatiga el cuerpo empieza a descartar mandar estímulos a esos “sostenes” y se pone en modo ahorro para que puedas seguir corriendo. Se pasa a un estado de supervivencia donde lo importante es avanzar, sea como sea.

¿Qué hago entonces?

Lo más importante es mantener un gesto coordinado y efectivo que haga optimizar al máximo la economía de carrera. Aquí os dejo una entrada con la explicación de la técnica y con un vídeo sobre como debéis hacerla

RelacionadoTécnica de carrera con Vídeo

Y ya sabéis, a entrenar el gesto, a entrenar cada punto débil que tengamos, y a entrenar pensando que siempre habrá algo que podamos mejorar. Nunca pienses que corres cien por cien perfecto porque seguro que algo puedes siempre mejorar.

¿Necesitas un entrenador? Escríbeme a [email protected] y estaré encantado de explicarte cómo trabajo y así unirte a mi grupo de entrenamiento.

Relacionado:

Diferencia entre entrenar con Zonas de potencia por vatios o con Zonas de frecuencia cardíaca

Cómo se entrena con Zonas de Frecuencia cardíaca