Quedan dos semanas para unas de nuestras pruebas favoritas: Ironman Lanzarote. La prueba, considerada por muchos como el ironman más duro de Europa y uno de los más duros del mundo, vuelve un año más de la mano de Skechers como unos de sus patrocinadores.

Hace un mes hablábamos sobre si es necesaria un biomecánica distinta en la bici de cara al Ironman de Lanzarote; un aspecto a considerar debido las características de los 180 kilómetros del sector en la isla. Hoy queremos hablar sobre el tercero de los segmentos: ¿qué debemos tener en cuenta a la hora de escoger una zapatilla para el Ironman Lanzarote?

Terreno en el Ironman Lanzarote

Posiblemente el factor más decisivo. No es lo mismo correr por asfalto que hacerlo por un camino de tierra o una zona verde. El impacto será mucho mayor sobre el firme de alquitrán y por tanto nuestras articulaciones sufrirán mucho más.

En este sentido, y teniendo en cuenta que la maratón del Ironman Lanzarote transcurre en su totalidad por asfalto y cemento, será esencial correr con un par de zapatillas que nos de buena amortiguación. Principalmente para evitar posibles lesiones y en segundo lugar para tratar de reducir la fatiga acumulado en la bici lo máximo posible.

Ritmo

El ritmo es otro determinante a la hora de decidir con que zapatilla vamos a correr: no es lo mismo rodar a 5′ que hacerlo a 4′. Como sabemos cuanto más lentos son nuestros ritmos mayor es la tendencia a talonear, es decir, a apoyar primero con el talón antes que con cualquier otra parte del pie. Por el contrario, a mayor ritmo la propensión nos lleva a entrar de metatarso. Sí, eso que hacen los PROs y les confiere una técnica tan bonita.

Por eso volvemos a caer aquí en la suela: cuanto más lento sea nuestro ritmo mayor deberá ser esta, ya que necesitaremos reducir el impacto que sufrimos al talonear, mucho más dañino que el de alguien que pisa de metatarso. Por el contrario, a mayor ritmo el tiempo de contacto con el suelo es mucho menor, por lo que esto nos permite calzarnos una zapatilla ligera y con poco colchón con la que nuestras articulaciones no sufrirán.

Peso

Derivamos de nuevo en la amortiguación. Un peso bajo permitirá el uso de unas zapatillas ligeras. Sucede todo lo contrario cuando hablamos de pesos, por ejemplo, por encima de los 85 kilos, necesitaremos más soporte ya que la gravedad, y por tanto el impacto, son mayores.

Como resumen podemos decir que teniendo en cuenta las características de Lanzarote, donde encontraremos terreno duro, calor, humedad y una bici que dejará gran fatiga, nuestra zancada tenderá a talonear. La mejor opción, siempre teniendo en cuenta vuestro ritmo, es la de buscar una zapatilla cómoda y amortiguada que ponga las cosas lo más fáciles posibles en la maratón.