Terenzo Bozzone lleva un 2018 de sobresaliente. El sudafricano se hizo con la victoria el pasado fin de semana en Ironman Nueva Zelanda -tras varios podios en ediciones anteriores- y ayer, solo siete días después, se hacía con el triunfo en la primera edición de Ironman 70.3 Bariloche, en Argentina.

Hay que tener en cuenta las horas de jetlag: Nueva Zelanda y Argentina tienen ocho horas de diferencia horaria, lo que supone que Bozzone necesitase dos o tres días de aclimatación, además de la consecuente recuperación de un ironman tras 226 kilómetros exigentes. “Las piernas notaban aún los restos de Nueva Zelanda, pero contento de estar más o menos recuperado“, comentaba minutos después de terminar.

Highlights: What a day here at #im703bariloch. Super tough conditions here, kicking off with the air temp at 7 degrees and a super hilly bike course. Igor and Kennet road across and unfortunately good friend @tjtollakson was stuck in no-mans-land. Legs were still feeling the leftovers of Ironman NZ, but I was glad to be mostly recovered and out racing again…..I absolutely love to race! Onto the run and it was one of those courses that you couldn’t find any rhythm, head wind/tail wind/rolling hills. Running down the finish shoot with the unbelievable atmosphere, was pretty emotional and I am so glad that I got to experience it here in #bariloche. Congrats everyone who made it to the finish – you should be proud! @igoramorelli and @kennet for rounding out the podium and @tjtollakson for a tough 4th place. 📸 @rodpix / Tri Sport Magazine #terenzo #triathlon #ironman #triathlete #swimbikerun #buenosaires #argentina

Una publicación compartida de Terenzo Bozzone (@terenzo1) el


Por si fuera poco, está el cambio climático, dado que la prueba de ayer se disputó a siete grados de temperatura, con viento y que tanto ciclismo como carrera a pie son de perfil montañoso. “Durísimas condiciones“, decía el mismo en su cuenta de Instagram al terminar la prueba. Sin duda alguna, un altísimo nivel de exigencia para el de Bahrain Endurance 13, que parece que este año está dispuesto a dar un golpe en la mesa y meterse en la élite mundial.