Ya hemos visto en varias ocasiones cómo afecta una ronda de tres semanas a los ciclistas. Hace un par de meses, al acabar el Tour de Francia, una imagen de las piernas de Pawel Poljański nos dejaba a todos con la boca abierta, sin apenas grasa y marcando gran parte de las venas. Pues bien, no es el único estropicio que tienen que sufrir tras pedalear más de 3.000 kilómetros.

El belga Thomas de Gendt, ganador de una etapa en esta recién finalizada Vuelta a España, ha subido una fotografía a su cuenta de twitter en la que muestra el cómo terminan las piernas de un ciclista tras 21 días compitiendo por tierras españolas, donde suele brillar el sol con fuerza. “Esto es ridículo” es el texto que acompaña a la imagen, en la que se puede ver la tremenda diferencia entre el intenso moreno de la parte que va a la vista, frente al blanco nuclear de la parte que va resguarda bajo las perneras del coulotte.

No es la primera vez que vemos imágenes de este tipo. Hace un par de años, antes de retirarse, se hizo viral una imagen del danés Michael Rasmussen al acabar el Tour de Francia, en la que, aparte de su extrema delgadez, se podía ver el contraste entre los brazos y el pecho.

En el caso de Thomas de Gendt, las respuestas a través de la red social de los 140 caracteres no se han hecho esperar: desde imágenes comparándole con un café con leche, hasta algún seguidor que le ha mostrado cómo puede arreglarlo a partir de ahora:

Recuerda que si quieres estar al tanto de toda la actualidad del triatlón, puedes recibir nuestras actualizaciones en telegram: https://t.me/ptriatlon