Tras casi 16 años compitiendo, el carismático Thomas Voeckler ponía punto y final a su carrera profesional como ciclista. El francés dejaba atrás una gran trayectoria y el cariño de todos sus compatriotas: cuarto en el Tour de Francia de 2011, ganador del maillot de la montaña en 2012 y varias veces portador del maillot de la clasificación.

Pero como otros tantos compañeros de profesión su jubilación dista de ser relajada. A los 39 años, el que fuera líder de Direct Energy se ha puesto un objetivo de cara a esta temporada: emular a otros como Cameron Wurf, Andrew Talansky o su compatriota Laurent Jalabert y debutar en triatlón.

Será el próximo mes de junio, en la edición inaugural de Ironman 70.3 Sables d’Olonnes, en la costa atlántica francesa. Como paso previo a competir de manera asidua, Voeckler debutará en la prueba de relevos -haciendo el segmento ciclista-, acompañando a Mathis Rocard y Julian Cougnaud. Como ha afirmado Frederik Van Lierde, que tambien estará en la prueba, «es muy bueno que Voeckler se haya unido a un equipo de relevos. Es uno de los favoritos del público francés«.

Van Lierde, a por su sexto título

Por cierto, el de Enervit ha confirmado que este año volverá a estar en la línea de salida de Ironman Niza, donde buscará una clasificación para Kona que ya no tiene asegurada al pasar más de cinco años de su triunfo en la isla. En caso de ganar en tierras francesas, superaría en el palmarés a Marcel Zamora, con el que está empatado con cinco victorias.