Algunos deportistas están hechos de otra pasta, y Tim Don es uno de ellos. El británico, que el pasado mes de octubre se quedó sin poder tomar la salida en el Campeonato del Mundo de Ironman a causa del terrible accidente que sufrió, en el que una furgoneta le atropelló de vuelva a Kona, apenas se ha quitado el halo vertical que ha usado durante los últimos tres meses y ya tiene la mente puesta en competir. 

Ayer, durante la celebración de un evento con aficionados subido al rodillo, el triatleta, tercero en el último Campeonato del Mundo de Ironman 70.3 -ganado por Javier Gómez Noya- confirmó que su vuelta a la competición será en abril, cuando tomará la salida en el exigente Maratón de Bostón.

«Sentía que necesitaba un objetivo en el que centrarme y tener mi propia meta personal. Me gustaría correr más rápido que en mi mejor tiempo de Ironman, 2:44«, declaró durante la celebración del evento.

Hay que recordar que desde que sufrió el accidente Tim ha tenido el tronco superior completamente inmovilizado, de tal manera que apenas ha podido dormir tumbado, e incluso durante las primeras semanas tuvo que hacerlo en una silla. Por el momento apenas ha corrido un par de días, centrándose básicamente en nadar, aunque ya a ritmos que para cualquier popular son rápidos: a 1’21» el cien sin hacer volteo. «No voy a meter miedo a Lucy Charles con esto, pero al menos espero poder seguirle los pies la semana antes de Kona«, afirmaba el triatleta, que pese a lo mal que lo ha pasado todo este tiempo no ha perdido el humor en ningún momento.