Tim Don dijo a principio de temporada, cuando aún portaba el halo sobre su cabeza, que volvería a Kona y lo haría para luchar por el podio. Y parece que el británico se ha tomado muy en serio el reto. Hace un par de meses disputó el Maratón de Boston y logró bajar de dos horas y cincuenta minutos, todo un éxito teniendo en cuenta que apenas había tenido tiempo para entrenar.

Hoy, entrados ya en la temporada de triatlón, el de Zone3 ha logrado su primer triunfo del año: Ironman 70.3 Costa Rica, donde se ha impuesto con un tiempo de 03:49:59. El australiano Ryan Fisher ha sido segundo a un minuto de distancia, mientras que el tercer lugar ha sido para el brasileño Santiago Ascenco. Hay que destacar no solo la carrera a pie de Tim Don hoy –solo han pasado ocho meses de su terrible accidente– si no también el vertiginoso ritmo impuesto sobre la bicicleta, donde ha comenzado a cimentar su triunfo: ritmo de 42,70kms/h, que le han servido para completar el segmento en apenas dos horas y seis minutos.

La cuenta oficial de Ironman se hacía eco, nada más cruzar la meta el británico, de un pensamiento que toda la comunidad triatleta puede hacer suyo hoy: «Tim Don no solo ha logrado la victoria en Costa Rica, ha culminado una increíble historia de perseverancia y superación de las lesiones que sufrió en Kona el pasado mes de octubre. ¡Bienvenido de nuevo, Tim!»

Lo tiene difícil para clasificarse para el campeonato del mundo de Ironman a disputar el próximo 13 de octubre, ya que ocupa un puesto muy retrasado en el ranking y apenas quedan pruebas en el calendario, pero está claro que el británico no va a cesar de intentarlo.